Todos los años la misma noticia: el vinilo se impone, el vinilo supera al CD, caen las ventas de música digital, renace el vinilo… Pero, ¿qué hay de cierto en todo esto? Y sobre todo… ¿Qué es lo que ocurre en España?

Y es que al vinilo casi, le podríamos dar el apodo de ‘Ave Fénix’ que muere y resurge siempre de sus cenizas. Primero iban a ser las cintas de cassette las que lo iban a condenar, más tarde los Compact Disc y recientemente la música digital (música que se vende en portales de Internet: Beatport, iTunes, entre otros…).

A principios de este año conocíamos la situación a nivel global del vinilo y su venta. Respecto a 2013 las ventas de este formato físico han aumentado un 54,7 % en 2014 facturando un montante de 350 millones de dólares, tal como nos reflejaba el Digital Music Report presentado por IFPIAdemás nos ha dejado datos tan reveladores sobre las ventas de vinilos como un aumento del 127% en Australia, un 81,4% en Japón o un 76.5% en Italia.

En cuanto a España, según Promusicae, que es la patronal de los productores de música que abarca al 90% del sector en nuestro país, las ventas de vinilo el año pasado experimentaron un aumento del 85,7%. Un buen número que resulta cuanto menos esperanzador, pero que se queda un poco en agua de borrajas si hablamos que el aumento ha sido de 140.000 unidades a 260.000, registros que se quedan corto si los comparamos con los existentes en Norte América o Reino Unido.

No seremos nosotros quienes alcemos la voz y gritemos a los cuatro vientos que son malos datos, porque no lo son. Más vale ésto que nada y aunque el mercado parece que está en alza no podemos hablar hoy en día de ‘la vuelta definitiva’ del vinilo.

Vinilo

Discos Keramidas (Cáceres). Una de las pocas tiendas de discos tradicionales que siguen abiertas.

Mientras todo esto pasa, y aunque suene paradójico, Internet es el gran impulsor de la venta de vinilos y portales como Amazon, Discogs o deejay.de (esta último más centrado en música electrónica) son los principales canales de venta que están distribuyendo actualmente este formato tanto al gran público como a DJs y amantes/nostálgicos de los elepés sustituyendo a las clásicas tiendas de discos, prácticamente extintas hoy en día en nuestro país.

Creo que es sensato que esperemos aún un tiempo y que dejemos que los hechos y los consumidores hablen por sí mismos para hablar de la reinstauración del disco de policloruro de vinilo como en sus mejores años. Sin duda estaremos muy atentos a los resultados que nos dejará este 2015 y, sinceramente, esperamos venir con buenas y mejores noticias.

Hacer Comentario