Si la escena electrónica patria tenia pocos centros neurálgicos por la zona norte, en breves tendrá uno menos.  24 de octubre de 2015, Oscar Mulero, Speedy J, Ben Sims y Héctor Llamazares, ahí es nada, serán los últimos artistas en pasar por la cabina de la histórica discoteca asturiana El Jardín. Según pudimos enterarnos ayer a través de una noticia en el periódico digital El Comercio, la familia García-Rendueles saca al mercado los 4.000 metros cuadrados de la finca situado en el barrio de La Pipa en la que se ubica la vieja discoteca para construir chalés.

Sin duda, nuevo varapalo para todos los amantes del techno y para decenas de generaciones de gijoneses que ven como uno de los emblemas de la cultura festiva de Gijón, el cual se puso en marcha allá por el año 1957, tiene sus días contados. Desde que hace tres años y medio falleciera Fernando García-Rendueles, alma mater de la discoteca durante décadas, los eventos han decaído sustancialmente provocando este fatal desenlace para uno de los referentes nacionales, sobre todo en las décadas de los 60 y 70, que ahora sale a la venta con un precio de salida entre el millón y medio y los dos millones de euros, y parece ser que existe algún inversor extranjero interesado en la operación.

Las promotoras Lovejoy y La Real, de forma conjunta, han sido las ultimas en hacer uso de El Jardín, programando noches como la que hemos mencionado al comienzo de la noticia, artistas como Oscar Mulero, Ben Sims, Speedy J, Jeff Mills, Dave Clarke, Laurent Garnier, Richie Hawtin, Carl Craig, Reeko, Cristian Varela, Paco Osuna, Scuba, Pacou, Art Departament, Zombie Nation o Vince Watson son solo una pequeña parte de los que han pasado por la cabina de El Jardín a lo largo de estos últimos años.

Hacer Comentario