Nueve en punto de la noche, estamos ya en la cola para acceder al que será el evento de techno del año en Manchester, Awakenings. Pero la cosa va lenta, y cuando estamos a punto de entrar nos damos cuenta del porque: uno a uno, todos los asistentes tenemos que pasar por un perro policial en busca de algún tipo se estupefaciente, algo que no habíamos visto nunca en ningún festival. Tras pasar el control, lo primero que hay que hacer es alquilar una de las miles de taquillas para guardar toda la ropa de abrigo que nos va a sobrar dentro del Victoria Warehouse. El festival, como se podía ver en los horarios que avanzaba la promotora hace más de un mes, estaba dividido en cuatro escenarios. Dos de ellos se encontraban en la planta baja, el principal (área V), con un montaje espectacular, y el segundo de mayor tamaño, el área W. Los otros dos estaban en la primera planta del edificio, donde también podíamos sentarnos un poco a estirar las piernas en el área de descanso ubicada entre estas dos áreas, la X y la  Y, que eran del mismo tamaño.

IMG_9178

Una vez dentro, nuestra primera parada fue Rebekah, que puso el listón muy alto desde primera hora con un technaco que empezaba a animar a todo el que iba entrando. Después, supuestamente, subimos a ver al holandés Joran Van Pol al área X, pero nos encontramos a Bleaching Agent haciendo un set a vinilo de lo más potente. Las áreas X e Y habían sido cambiadas por la organización y los artistas que actuaban en la X lo hicieron en la Y y viceversa. Una vez en la Y, pudimos disfrutar del techno house minimalista de un fijo en Awakenings como es Joran, con un sonido espectacular que tenía al público enloquecido, incluyéndonos a nosotros. Tras él, Nick Curly comenzó con muy buen pie, pero el inicio de la sesión de Rodhad en el escenario principal  le restó mucho público. Con éste, el área V estaba a reventar, siendo tan solo las 23:00. El alemán no defraudó a sus seguidores, que pudieron disfrutar de un set de auténtico techno. Otro de los artistas que más triunfaron de toda la noche fue Gary Beck, quien deleitó a los allí presentes con una sesión no apta para corazones débiles, y que fue una de las que más nos gustaron por su técnica impecable y su gran selección musical. De los más destacados de la noche fue también el barón del techno: Dave Clarke, que se marcó un set para enmarcar de principio a fin en el área V y que dejó al público con muy buen sabor de boca. Hay que decir que el escenario de esta sala era una maravilla para la vista: lasers, fuegos artificiales y juegos de luces te sumergían en una atmósfera que todo el mundo debería experimentar al menos una vez en su vida.

IMG_9190

Tras una buena dosis del techno de Clarke, fuimos por primera vez al área W, donde los amantes del techno house más movido estaban disfrutando de la sesión de Guy Gerber, quien nada más terminar cogería un vuelo dirección Madrid para actuar en la fiesta de carnaval organizada por el Row en Fabrik.
En el área Y, Clouds hacían las delicias de los amantes del techno más oscuro y contundente ante un público apasionado e imbuido en la música del duo escocés. En el otro área de la planta de arriba, la X, Noir, Monkey Safari y por último Mind Against, hacían disfrutar a los que fueron a verlos de un techno y tech house ambiental y melódico. A las 02:30 comenzaba otro de los platos fuertes de la noche, Chris Liebing, muy en su línea, aunque personalmente su set resultó algo monótono, así que decidimos ir a ver un poco del live de Matador, quien nos sorprendió con una techno que se alejaba un poco de su estilo, pero manteniendo siempre sus señas de identidad. Llegó la hora del cierre de la sala Y, a cargo del duo de Manchester AnD, que fueron los más rompedores musicalmente hablando, con un set a un ritmo frenético en el que pudimos escuchar los sonidos del techno más clásico de principios de este siglo, algo digno del cierre de un escenario de Awakenings.
IMG_9221
A partir de las 04:15 pudimos disfrutar del techno más puro y selecto de las manos del gran Speedy J, otro de los más aclamados por el público de Manchester. El holandés terminó de poner patas arriba el área principal, dejando extasiados a todos los que decidieron acabar el festival con él. Para terminar, como no podía ser de otra forma, regresamos al área W para ver a nuestro representante, Paco Osuna, quien triunfó entre los ingleses y el gran número de españoles que allí nos reunimos para acompañarle en su sesión, una de las mejores de la noche sin duda. Después de estar casi toda la noche escuchando puro techno, la música a la que Osuna nos tiene acostumbrados fue el broche de oro de una noche mágica en Victoria Warehouse. Al barcelonés no le faltaron ánimos para detenerse con sus seguidores cuando terminó su set y hacerse fotos con todos los que se lo pedían.
En conclusión, otra noche diez que nos brindó Awakenings, que muestra nuevamente el potencial de esta marca, a pesar de la declaración en banca rota de la compañía SFX que dirige estos eventos. No podemos más que recomendar a todos los amantes del techno que si tienen la oportunidad, no duden en asistir a cualquiera de los Awakenings que se organizan tanto en Europa como en América. Siempre merecerá la pena y os aseguramos que repetiréis, como hacen cada vez más españoles, pues, casi con toda seguridad, eramos la nacionalidad más numerosa en el festival después de los británicos.

Hacer Comentario