El pasado sábado 27 de octubre los amantes del techno pudimos disfrutar en Córdoba de una de las noches más explosivas de esta temporada. La ciudad lleva recientemente una interesantísima racha de eventos musicales de primer nivel por toda la ciudad, ubicados bajo el festival Eutopía. Pero la colisión entre el colectivo cordobés Groove 33 y el malagueño E-qualitë, se ha confirmado como uno de los grandes eventos que han ocurrido últimamente, concretamente dentro de la sala M100. El despliegue de artillería estaba protagonizado por una de las figuras más importantes dentro del techno en Andalucía: Horacio Cruz. El joven granadino es todo un profeta en su tierra. Es habitual en la mítica sala Industrial Copera y se encuentra fuertemente ligado al festival Circus Nation, que recientemente celebraba una nueva edición, y donde un servidor ya disfrutó de su excelente sesión hace unas semanas. Pero hoy toca rescatar los buenos recuerdos del pasado sábado 27 de octubre, y hablar de lo acontecido en la sala M100.

El encargado de abrir la pista fue Pennyone, uno de los fundadores del colectivo Groove 33, que tantas alegrías está dando a la noche cordobesa, tanto en M100 como en otras salas y fiestas de la ciudad. El sonido tech house más festivo y accesible encajaba con ese momento de la noche, y junto a DVNMZ, sirvieron de forma estupenda para amenizar la entrada y nuestra primera bebida.

Facebook E-qualitë

La jornada nos pilló en pleno cambio de horario, y vivimos un bucle temporal donde la noche nos ofreció 1h más de fiesta. El evento bien lo merecía. Y se aprovechó como es debido.

A las 3 los relojes viajaron atrás en el tiempo y la música lo hizo con ellos. Tomaron el escenario Wo-Core, dúo español formado por dos figuras míticas del break beat andaluz, Wono y Donna Core. Desde hace un tiempo han cambiado los ritmos rotos tan de moda hace años por el techno más underground. Y he de decir que la jugada les ha salido fenomenal. Su sesión no solo creo una atmósfera vibrante mientras atravesábamos el cambio horario, ya que también empujó la música hacia un paisaje de techno cada vez más pulcro y complejo.

La siguiente bomba de relojería fue Paula Kasbaeh. Colaborando a la par con Groove 33 y E-qualitë, Paula sirvió de perfecto lugar de encuentro para comprobar las maravillas que se pueden hacer al juntar ambos colectivos. La sesión elevó la velocidad por encima de lo que nos tenía acostumbrados en otras noches, cosa que fue muy celebrada en la abarrotada pista. Su selección de techno oscuro y atmosférico fue toda una sorpresa para quien escribe. Me quedo con el uso que le dio a la BSO de la clásica película de ciencia ficción/anime Ghost in the Shell. Disparar ese remix de Making of Cyborg no solo fue una bomba en la pista, sino que encajó con ese salto que se estaba dando hacia un techno más oscuro, frenético e industrial.

Facebook E-qualitë

Y es que después de ella vendría el plato fuerte de la noche. Horacio Cruz se puso al mando de la nave espacial en la que se había convertido la M100. La iluminación de la sala se oscureció, y la música corrió la misma suerte. Ya antes de su sesión pude cruzar unas palabras con el y con su fiel escudero que esa noche también alunizó en la fiesta: C-System. Otra figura de primerísima actualidad dentro del techno andaluz, que ojalá veamos pronto en Córdoba a los platos. Gente culta en el género, que disfruta explorando la escena y con una interesantísima visión de esta música. Llegado el momento, armado con sus vinilos y reproductores, Horacio nos ofreció una selección musical de alto octanaje, a ratos más atmosférica y sobrecargada, a ratos mucho más mecánica e industrial, pero siempre golpeando con dureza y a unos elevados BPM. El público estaba totalmente entregado, llenando anteriormente la lanzadera de bus que conectaba Córdoba con Málaga, en exclusiva para esta fiesta. Se dispararon varios de sus éxitos repartidos entre todos los sellos en los que ha participado, además de clásicos atemporales y rompepistas mucho más actuales.

Facebook E-qualitë

El encargado de cerrar el fantástico evento fue alguien ya mítico en la noche cordobesa. David Power lo tuvo muy sencillo para enganchar a la entregada y elevada multitud que aún bailaba en la pista. Acostumbrado a verlo en su lado más tech house e indie en clubs como el tristemente desaparecido Berlanga, David tiró la casa por la ventana adaptando su electrónica a la velocidad y oscuridad que envolvía la noche. Aún así, no olvidó darle su sello distintivo usando pistas más acid y electro en momentos clave, creando uno de los sets más interesantes de todos los que nos ha regalado últimamente.

Esperamos que esta colaboración entre los dos colectivos, Groove 33 y E-qualitë, sea la primera de muchas. Desde aquí, mandamos todo nuestro apoyo al gran trabajo que están haciendo ambos colectivos. El público más exigente lo agradecerá, y la escena electrónica independiente de la ciudad se verá claramente impulsada. En cuanto se anuncien nuevas fechas, volveremos para contarlo desde la primera línea de batalla.