Un año mas la temporada invernal de festivales daba el pistoletazo de salida con el evento granadino por excelencia, Circus Nation. Con una undécima edición cargada de artistas Techno y Drum&Bass de primer nivel, nuestra visita al complejo Embrujo estaba asegurada. Os contamos que tal nos fue.

Ultimábamos los preparativos y los últimos detalles a lo largo de la tarde cuando nos llegaba la noticia de que Ten Walls finalmente no asistiría al festival. De nuevo el fantasma de los vuelos y los retrasos se hacía presente dejándonos sin la actuación, para un servidor, mas esperada. Días antes sabíamos que Joey Beltram tampoco asistiría, pero con antelación la organización pudo trabajar e incorporó a 2000 and one. Para nosotros fue todo un jarro de agua fría, con lo cual mermó los ánimos. Pero gracias a la buena compañía de la que disfrutábamos y las ganas de sentir lo que mas nos gusta, el Techno, seguimos con el plan establecido.

stefano

Nuestra llegada al complejo Embrujo se produjo sobre las 10:30, haciendo uso del servicio de buses puestos a disposición. Para nuestra sorpresa este año contábamos con una flota mas grande que otros años, por lo que las colas para acceder a dichos buses fueron mínimas. Punto para la organización. Como era de esperar, gente de todas partes se habían desplazado hasta el evento, abarrotando desde primera hora la gran explanada que disfruta el complejo en sus afueras. Era el momento de refrescarnos.

Llegó la media noche y con ella nuestro acceso al recinto, la cola a la entrada empezaba a hacerse presente pero la fluidez era constante. Nuestros primeros pasos fueron hacia la Carpa Circus Nation con Stefano Noferini a los mandos. Este tuvo que alargar su set por la ya comentada ausencia de Ten Walls. Sonido Tech-House cargado de bass para los primeros bailes de los allí presentes. Los d&b audiotechnick hacían su trabajo a la perfección llenando la carpa de un gran sonido potente y envolvente, pero por el contrario el equipo de iluminación nos pareció algo pobre. Nuestras inclinaciones eran otras, concretamente las de Circus Techno Classics, donde se estaba desarrollando una de las sesiones mas oscuras y abstractas que disfrutaríamos en toda la noche. El culpable de esto era el madrileño Svreca, con un sonido frío, cargado de texturas y elegante que llevó al soundsystem al mismo limite, por momentos pensamos que no aguantaba dicho discurso. Dieron las 1.30 y la oscuridad dio paso al frenetismo de la mano del portugués Du’art. Desde el primer momento dejó clara sus intenciones, hard-groove sin un solo respiro. Gran sesión, con sutiles bajadas para seguir soltando ese Techno tan aguerrido, que nos hizo bailar sin contemplaciones. Mas de uno de los presentes tuvo que cambiar de zapatillas tras su set.

duart

Aprovechamos que el set de Du’art sería largo para darnos una vuelta de nuevo por la Carpa Circus Nation. Allí comenzaba su set la energía incontenible hecha Techno de Spartaque. Unos primeros bombos cargados de calidad y contundencia. Pero rápidamente volvimos a la Circus Techno Classics para disfrutar los últimos coletazos de Du’art y principalmente lo que sería, para un servidor, la sesión de la noche. Si, la alemana Klaudia Gawlas, fue la culpable de ello. Grandes expectativas que teníamos en torno a su sesión, pero que superó con creces. Desde el primer momento ese Techno directo al alma nos atrapó y nos cautivó, bombos que se te adentraban en la mente y resonaban con fuerza una y otra vez. Sonido característico de su tierra, con ritmos que fueron en aumento a lo largo de la sesión convirtiendo por momentos la zona classics en las mismísimas catacumbas. Arrollador, demoledor. Como regalo final nos dejó el tema “Cleric de Recondite” para deleite de los presentes.

klaudiagawlas-compressed

Si bien es cierto que el Open Air, destinado a los ritmos Drum&Bass ni siquiera lo pisamos, nuestras intenciones eran claras y estos sonidos no nos llaman. El cierre de esta zona corrió a cargo de DJ Lukas y su Hard-Techno. Pero en ese mismo momento se daba lugar en la carpa principal el cierre que todos hemos esperado durante muchas ediciones y que todos pedimos por las redes sociales. A las 5,30 la figura de Horacio Cruz y sus vinilos tomaban la carpa. El resto es historia, Techno repartido a diestro y siniestro como mejor sabe hacer, sin dar respiro, mermando al límite las últimas energías que nos quedaban. Jugaba en casa y eso se notaba, se le veía alegre e interactuando continuamente con el público, el disfrutaba y nosotros mas aún. Pudimos escuchar temas como “Recreate de Hertz”, “Take You There de Slam” o el “Talking to You de Josh Wink” con el que dio por terminado la sesión y el evento levantando la ovación de los presentes.

spartaque-min

En definitiva, un festival con un cartel equilibrado, variado y de calidad. Con un sonido impecable y un personal que supo cumplir su función durante el evento sin contratiempos. Una gran noche de electrónica en la que fácilmente olvidamos a los no presentes, y que si podemos ponerle alguna pega al festival, es que no sea una vez al mes. Nos vemos el año que viene Circus Nation.

Fotografías: Carolina García.

 

Hacer Comentario