Pues sí, en la mayoría de las ocasiones, por no decir en la totalidad de estas, no nos paramos a pensar de donde vienen los nombres de los lugares a donde acudimos cada noche para disfrutar de eso que tanto amamos, la música electrónica, templos que como todo en este mundo tiene una pasado, unas raíces, leyendas musicales o algo extraño y misterioso que marcan de una manera cada uno de esos lugares dando a través de estas historias el nombre a algunos de los mejores clubs del mundo.  Y es que gracias a nuestros compañeros de DjBroadcast podemos conocer porque fueron bautizados así clubs como Berghain, DC10, Hacienda, Moog, Robert Johnson, Studio 80 o Trouw. Os dejamos con el listado que han confeccionado:

Berghain, Berlín

El nombre del que se ha convertido en el club más famoso del mundo, ubicado en una antigua estación de trenes que se transformó en central eléctrica, debe su nombre a la simple combinación del nombre de su ubicación, entre KreuzBERG y FriedrichsHAIN. Si indagamos más, Kreuzberg, en alemán, viene de la combinación de las palabras Kreuz (cruz) y berg (montaña), y se refiere a la cruz conmemorativa de las Guerras Napoleónicas que hay en Viktoriapark, en la cima de lo más cercano que tiene Berlín a un berg o ‘montaña’. Por otra parte, Friedrichshain debe su nombre al rey de Prusia Friedrich der Große, o Federico el Grande, por si os interesa.

DC10, Ibiza

El club, ubicado en un antiguo hangar de una pista de aterrizaje abandonada, toma su nombre del célebre avión DC-10 de McDonnell Douglas, un modelo de jet de tres motores de fuselaje ancho, que presumiblemente despegó alguna vez desde allí.

Fabric, Londres

Su fundador, Keith Reilly, convirtió este antiguo y húmedo almacén de carne en el legendario club londinense. En una entrevista con Resident Advisor, explicó que escogió ese “nombre casi carente de significado” porque no tenía connotaciones previas o no estaba asociado con ningún otro club y “podías hacer de él cualquier cosa”. Desafortunadamente para los fans alemanes, no tiene nada que ver con la palabra germana fabric, que significa fábrica.

NT: fabric, en inglés, se traduciría como tela, tejido

Haçienda, Manchester

Este club pasó a la historia por haber dado a luz al acid house y a la cultura rave. Su nombre, en castellano, y sobre todo en Latinoamérica, hace referencia a una “casa grande y bonita”, normalmente en una finca agrícola. En este contexto, sin embargo, el nombre se originó a partir de un eslogan del grupo radical y movimiento Situationist International que rezaba: “The Hacienda Must Be Built” (NT: “la hacienda tiene que construirse”), que a su vez se basaba en la obra de 1953 Formulaire pour un urbanisme nouveau (NT: Formulario para un nuevo urbanismo), del autor francés Ivan Chtcheglov y que inspiró al fundador de The Haçienda, Tony Wilson.

Moog, Barcelona

El espacio más underground de Barcelona debe su nombre a Robert Moog, quien fue un fabricante de instrumentos estadounidense que fue uno de los primeros en construir instrumentos musicales electrónicos. Su carácter vanguardista e innovador, que produjo numerosos sintetizadores como el Minimoog Model D y los pedales Moog Taurus Bass, casa a la perfección con la filosofía de los line-ups del club barcelonés.

Robert Johnson, Frankfurt

Este club con un estilo claramente minimalista debe su nombre, literalmente, a uno de los músicos de blues más influyentes de todos los tiempos.

Studio 80, Ámsterdam

Antes de que Studio 80 abriese sus puertas hace nueve años, la radio nacional holandesa VPRO retransmitía sus programas desde la misma ubicación, lo cual explicaría porque su sonido es tan crujiente. El aspecto histórico del nombre ‘estudio’ se fusionó con el ‘80’ debido a su ubicación, en la calle Amstel 80.

Tresor, Berlín

El nombre, en alemán, se traduce literalmente por ‘bóveda’ y se refiere a su anterior ubicación, en los depósitos de seguridad de un antigua macro-tienda, estilo El Corte Inglés, en la calle Leipziger Strasse.

Trouw, Ámsterdam

El que fuera una vez EL club de Ámsterdam, desafortunadamente ya ha cerrado sus puertas. Trouw toma su nombre del periódico homónimo que se solía imprimir cuando el edificio era una imprenta.

Hacer Comentario