De nuevo Ben Sims destrozó Industrial Copera, lo veníamos avisando, el inglés no viene a verlas venir; viene, mata y se va. Y así fue, aquí la crónica de lo acontecido.

Algunos, como es mi caso, tenemos el hándicap de tener que desplazarnos hasta la ciudad de la Alhambra unos cuantos kilómetros, con el objetivo de ver lo que se mueve en nuestra sala preferida, esto hace que me suene repetitivo el decir que es una fecha marcada en rojo, pero es lo que tenemos los que luchamos contra la distancia, que siempre escogemos fechas marcadas en rojo.
En mi caso, ya había dejado pasar dos ocasiones al mastodonte inglés en el nuevo emplazamiento de la sala, no pasaría la tercera, así que, el mismo ritual que en otras ocasiones, coche, carretera y clubbing, nuestra forma de vida.

Seguro que muchos de vosotros me entendéis, y disfrutáis como yo, cuando una sala tiene ambientazo pero no llega a ser agobiante, así era el caso del sábado que Ben Sims decidió visitarnos, y nosotros tan contentos oye.

ambientecopera

No queríamos dejarlo mucho, así que tras una cerveza rápida en la puerta para terminar de juntar al grupo, decidimos entrar. En cabina se encontraba nuestro amigo Álvaro Sánchez, disfrazado del hombre groovy, nos dio una lección de lo que debe de ser un auténtico warm up, del que terminas bailando bien metido en pista y preguntándote que ¿¡por qué coño acaba ya!? Por suerte, un servidor, lleva bastantes años siguiéndole la pista, y puedo afirmar que Álvaro está en el cénit de su carrera, ha conseguido la madurez musical que solo te da los años de trabajo. Exquisita selección y perfecta lectura del público. Ojalá ese cénit perdure en el tiempo.

alvarosanch

Turno para ese gigante que aparece ya en los libros mitológicos del techno, turno para Ben Sims, el inglés es la fiesta en persona, su figura solo desprende buen rollo, y su contoneo termina por contaminarte y quedarte ensimismado viendo como maneja la pista, manejo al alcance de muy pocos. En un principio pensé que 4 horas de set daría para mucho, pero amigos, que ingenuo soy, si me dicen que pinchó media hora, me lo creo, porque cuando Ben se pone, el tiempo se acelera de tal manera, que cuando quieres darte cuenta, ya está todo pasado. Al César, lo que es del César.

De su set, pues amigos, homenaje al techno, al techno de la fiesta, que no se os olvide, que es música de baile, 131 beats por minuto durante casi todo su set y a destrozar zapatillas.
¿Qué es lo bueno que te puede ofrecer alguien como Ben Sims durante cuatro horas? Pues un viaje por la historia de su maleta, combinando temas con más años que yo (sí, el Sonic Destroyer me lleva un año) con temas de rabiosa actualidad como alguno de los remixes del Dark Manoeuvres que no alcanzo a descifrar, el Base Point de Jeroen Search o el The Wonk del omnipresente Dax J.

16472951_1421432104555197_6063254345647817160_n

Fiesta acabada y vuelta a casa, no sin antes hacer mención a la excelente programación que está haciendo Industrial Copera, sin lugar a dudas, el oasis del techno en el sur de la península. Y  si de alguna manera podemos hacer presión desde aquí, por favor, sigan confirmando fechas de residente más artista invitado con cuatros horas de set. Gracias.

 

FOTOS: Industrial Copera

Hacer Comentario