Durante los últimos 13 años Rafa Siles ha sido el encargado de la residencia de Barraca, y si bien el fin de este exitoso tándem está lejos de vislumbrarse, lo cierto es que ya es considerada como una de las etapas más trascendentales de la historia y trayectoria de la discoteca. Una hazaña no menor si tenemos en cuenta que ésta se extiende a lo largo de más de cinco décadas. Además, este artista valenciano posee una consagrada carrera a nivel nacional siendo su participación habitual en clubes y festivales de la talla de Metro Dance Club, Fabrik, Cassette, Electrobeach, Medusa Sunbeach Festival o Summer Play Festival. Especialmente destacable también es su rol como productor habiendo sido editado por sellos de renombre como Sci+Tec, Deeperfect o Night Light Records bajo el nombre de “Siles”.

-Posees una dilatada carrera como profesional dentro de la industria electrónica, ¿puedes contarnos cómo fueron tus primeros pasos en la misma? ¿Observas alguna diferencia con respecto a hoy en día?

RS: Después de casi 20 años en la industria creo que lo único que continúa siendo exactamente igual es el objetivo de todo club y Dj, que la gente siga bailando y pasándolo bien con la música que se ofrece. Mis primeros pasos fueron como los de cualquier chico que soñaba con ser Dj, la primera discoteca que pise fue Barraca, y desde ese día tuve claro que mi gran meta era la de ser Dj de esa sala tan mágica. Fue muy duro llegar a conseguirlo, pero sin duda alguna el objetivo final valió la pena. Me siento muy afortunado, es todo un privilegio después de tantos años seguir ligado a este proyecto.

-A lo largo de tu trayectoria has sido testigo de los numerosos cambios que ha experimentado la escena nacional, ¿cuál es tu opinión al respecto? ¿Debe la nostalgia dejar paso a las nuevas formas de hacer y entender la electrónica?

RS: Desde mis comienzos hasta hoy en día muchas cosas han cambiado. Estoy totalmente en desacuerdo con el topicazo de “cualquier época pasada fue mejor”. Por supuesto para los clubs que continúan en pie la competencia se ha multiplicado por mil, festivales nacionales e internacionales casi cada fin de semana, restricciones en los horarios y un largo etc…

Para los djs locales, el trabajo de calidad también ha disminuido, antes una discoteca contaba con 2 o 3 pistas y el 99% de las aperturas los djs residentes eran los que tenían el “control”. Ahora las discotecas necesitan el reclamo del artista nacional o internacional y la figura del residente ha quedado relegada. Pero por otra parte es algo que tiene su lógica, los que se quedan sentados con la nostalgia del tiempo pasado suelen quedarse así… sentados en casa.

Hay que adaptarse a cada época pero a la misma vez, hacerla tuya. Yo no pincho ni la misma música ni de la misma forma o en el mismo formato que lo hacía en el 2005. Pero sigo teniendo el control y disfrutando lo mismo o más que en aquellos años. El momento que vives es la mejor época para cada uno de nosotros. Sin dudarlo hay que dar la bienvenida a las nuevas formas de hacer y entender la electrónica sin menospreciar a los djs que siguen apostando por expresar su música como se hacía en otro tiempo, tienen todo mi respeto y comprensión.

-¿Cómo definirías la escena valenciana a alguien que no supiese nada de ella? Siendo una de sus figuras más destacadas seguro que tienes una opinión formada en cuanto a cuáles son sus puntos fuertes y cuáles debería tratar de mejorar.  

RS: Pregunta complicada y que da igual cual sea la respuesta… te van a llover críticas por todas partes, jajaja. Si algo destacaría sería que no paramos de intentarlo. Imagino que echamos en falta lo que casi todo el mundo en su tierra,  que se valore más lo que tienes al lado de casa. Una de las cosas que más falta nos hace es ese turismo de toda europa que tienen grandes ciudades como Madrid o Barcelona y que permite a muchos clubs apostar por cosas más arriesgadas y consiguen que el resto de público se contagie. En la actualidad Barraca pone todas las facilidades para que esa gente llegue a la sala de la manera más fácil posible, y realmente se nota en la percepción que tienes de la pista en ese momento, son muy agradecidos con las propuestas de la sala y por supuesto con la programación y sonido con el que contamos, que sin duda alguna está a la altura de los grandes clubs de música electrónica de Europa.

-Barraca es una de las discotecas más icónicas de todo el país, sus más de 51 años de historia así lo atestiguan. Al trabajar allí, ¿se siente el peso de estar trabajando en un espacio que es historia viva de la electrónica?

RS: Peso, orgullo e incluso responsabilidad con la historia del club. Sin duda se siente todo eso, cada movimiento del club se analiza y se debate desde cualquier parte. Público, competencia y por supuesto, nosotros mismos. Como te he comentado antes han sido tiempos muy difíciles, pasamos casi de la noche a la mañana de vivir una época dorada (2006-2009) a sufrir una de las crisis más duras que se recuerdan en este país y una subida del IVA que hizo que muchas salas cerraran. Para Barraca no ha sido nada fácil, pero pienso que no hemos perdido nunca la identidad y la sala ha sabido sobreponerse a cualquier dificultad. Si pensara que no estamos siendo fieles a la historia de Barraca, no continuaría en ella. No abrimos todas las fechas que nos gustaría pero aún así estamos ampliando horizontes, con fiestas y showcases fuera de la sala que nos permiten continuar con todo lo que representa el club.

-Tu residencia en Barraca se extiende a lo largo de los últimos 13 años, ¿cuál ha sido la evolución del club en este tiempo?

RS: Pregunta bastante complicada de responder, porque al igual que no noto que la escena evolucione en un sentido u otro tampoco puedo expresar la evolución de Barraca. Continuámos ofreciendo a los mejores artistas de música electrónica del mundo, pero no nos olvidamos de los que van a ser referencia en los próximos años. Nos gusta apostar por artistas que nunca han visitado Valencia y por supuesto Barraca, con esto no quiero decir que ni el club ni la música electrónica no avancen, ambas se reinventan y se transforman. Barraca siempre ha tenido un objetivo, una manera de hacer las cosas y por suerte esa manera de entenderlas a día de hoy se mantiene, es la filosofía con la que llevamos trabajando desde hace muchos años.

-¿Crees que en España se valora lo suficiente a la figura del DJ Residente?

RS: Yo me siento muy valorado y querido por el club y su público, me siento muy afortunado la verdad. Pero es imposible pretender que esa figura tenga la relevancia que tenía en épocas anteriores. Hay que adaptarse y trabajar más en la “sombra”. El trabajo de un Dj residente no se limita a pinchar en su tramo de sesión y ya está. Es el anfitrión de la cabina y tiene que hacerle todo más fácil al invitado, estar pendiente de que todo está perfecto para que se encuentre lo más agusto posible, orden, cuidado del material, para mi es otra parte muy importante del trabajo de un Dj residente.

-El pasado domingo 8 de octubre Barraca celebró la 15ªedición de su Palmeres Festival, ¿puedes contarnos cómo surgió y a qué crees que se debe su éxito y gran acogida por parte del público?

RS: Pues realmente no te sé decir cómo se gestó la idea, imagino que por la necesidad de que el club tuviera su propio festival dentro de la sala y diera cabida a un montón de artistas nacionales e internacionales. Mi primer Palmeres Festival fue en 2004, en su segunda edición, y creo que desde la primera ha tenido una gran acogida ya que es el festival de la gente de Barraca, de su público. Es un día muy especial para todos, tanto público como plantilla y la verdad que siempre son noches muy grandes para todos.

-13 años de historia común dan para muchas vivencias y momentos compartidos, ¿alguna anécdota especial que recuerdes?

RS: Más que anécdotas puntuales, me quedaría con todo lo que he vivido y sentido en ella. Noches en las cuales un Dj invitado ha conseguido que experimente con su música cosas que hasta ese momento no habías sentido o vivido. Formas totalmente diferentes a las que tu conocías de llevar una sesión. Barraca para muchos ha sido toda una “universidad” donde hemos aprendido tantas y tantas cosas que hemos plasmado en nuestros propios sets.

-¿Cuál es el último artista que has descubierto? ¿Y el último en sorprenderte? ¿A quién no te pierdes nunca si tienes oportunidad? ¿Cuál ha sido la actuación que más te ha marcado, propia y de otro artista?

RS: SNTS me parece un artista 10 por todo lo que engloba y en el “poco” tiempo que lo ha conseguido. Tiene todos mis respetos y admiración. Óscar Mulero me sigue sorprendiendo en cada una de sus sesiones en Barraca. Intento no perderme nunca a Dubfire. Las que más me han marcado sin duda alguna las de Laurent Garnier en Barraca, pero si tengo que elegir una, la que realizó como LBS en el 46º Aniversario. Y personalmente como es obvio me cuesta mucho decantarme por una sola de mis sesiones. Tengo la suerte de tener tantos recuerdos y sesiones que me han marcado… Probablemente elegiría mi primera noche en el Circo de Barraca como residente de esa pista. Fue un 25 de Febrero de 2012. Tuvimos la visita de Paul Ritch y yo pinchaba después de él, haciendo el cierre, yo venía de pinchar habitualmente en La Barraca desde hacía mucho años y el Circo tenía un estilo muy diferente a mi propuesta en la otra sala. Fue un punto de inflexión muy grande para mi, no solo en mi trayectoria en el club, si no para mi carrera como Dj.

-Y por último, háblanos un poco acerca de tus proyectos futuros.

RS: Pues a nivel producción estoy esperando al lanzamiento de mi primer EP por el sello Oneself, propiedad de The Deals. Con remixes de Joran Van Pol y The Deals. Y a finales de año una colaboración con este último por el sello francés Curiosity Music con remixes de Fer BR y Justin James. Estoy muy inmerso en el estudio y tengo muchas cosas terminadas y muchas más por terminar.  A nivel Dj espero que  el trabajo en el estudio se vea reflejado a la hora de pinchar en nuevas ciudades y países y por supuesto continuar muy ligado a Barraca y todas sus producciones paralelas.

¡Gracias Rafa!

¡Gracias a vosotros!