Aprovechando su nominación en la categoría de Mejor Artista Tech-House/Deep-House y nombrado como finalista junto a BeGun, Architectural, Purgatory y AFFKT en la categoría de Mejor Álbum en los pasados Vicious Music Award 2016, nos sentamos un rato para charlar ante un grandísimo artista que aún para muchos en la industria quizás pueda ser un desconocido, pero que tras este gran paso adelante titulado We Die To Live, habrá dejado de serlo.
Queremos daros a conocer un poco más a este artista, del cual nosotros ya llevabamos siguiendole la pista hace algo más de un lustro, y por ello nos sentamos ante el extremeño, pero afincado en la capital hispalense desde hace unos años, Nacho Vicente Vargas, conocido artísticamente como Integral Bread, para hablar sobre su pasado, presente y futuro, sobre su sello Univack Records, sobre los entresijos de su personal estilo en la producción y como no, sobre su primer álbum.
Antes de nada, agradecer su disponibilidad y facilidad para acceder a compartir este rato con nosotros y nuestros lectores, es un placer poder contar contigo.

Grow Sound Mag (GSM).- Podemos comenzar directamente preguntándote por ¿cómo recibiste la noticia? y ¿qué fue lo que sentiste cuando comprobaste que realmente tu primer álbum, We Die To Live, había sido elegido entre los 5 mejores del año para los VMA2016?

Intebral Bread (IB).- Pues fue el periodista y compañero Fernando Fuentes el primero que me felicitó por las dos nominaciones que había recibido para los Vicious Awards. Yo no sabía nada, y nadie me había informado previamente. Al principio creí que era una broma, pero la cosa iba en serio. Fue toda una sorpresa y me hizo muchísima ilusión, sobre todo por la nominación a mejor Álbum. Lo que más me gustaba era imaginar que detrás de esas nominaciones habría un proceso por el cual se había valorado mi música y mi trayectoria durante el año por profesionales del sector.
Finalmente, tener a mi álbum como uno de los 5 finalistas, fue algo que nunca me había imaginado meses atrás cuando lo lanzamos en nuestro sello Univack.

GSM.- Damos por sentado que todo esto vino por sorpresa y mucho menos sin esperarlo ¿Qué tal la experiencia de verte entre la flor y nata de la electrónica?

IB.- Estar en la gala de los VMA2016 fue una experiencia bonita. Me alegró re-encontrarme con compañeros que hacía tiempo que no veía, así como conocer en persona a algunos otros.
Creo que es positivo encuentros de este tipo, ya que siempre es enriquecedor relacionarte físicamente con compañer@s y profesionales, en una época y campo en la que priman las relaciones virtuales y a distancia.

GSM.- Hasta llegar hasta este momento sabemos que llevas ya algún que otro lustro en esto de la electrónica, ¿Cuándo fue el momento en el que te enganchaste a ella?

IB.- De principio a mediados de los 90, empecé a tener más contacto con la música electrónica, y el pop electrónico, los primeros álbumes de The Prodigy, Orbital, The chemical Brothers y Underworld fueron los primeros que me llamaron la atención sobre que existía música de baile fuera del Euro-Dance y Máquina que solía abundar en esa época. Pero no fue hasta que asistí a un evento electrónico underground por primera vez en Sevilla cuando me atrapó el embrujo que tenía este estilo, y la forma tan libre de vivirla en la pista de baile. Por aquel entonces yo tendría unos 16 años.

GSM.- ¿Cuál fue motivo que hizo que te enrolaras a producirla?

IB.- En mi adolescencia tuve mucho contacto con la música. Tenía un teclado electrónico, y una guitarra, y pasaba buenos ratos aprendiendo a tocarlos. Un amigo y yo fantaseábamos con la idea de formar una banda, pero fue después de asistir a un evento de electrónica cuando comprendí que podía crear música yo sólo, controlando todas las partes de cada canción o tema. Fue entonces cuando comencé a aprender y experimentar con los Trackers, que eran como los DAWs o aplicaciones para crear música de la época. Evidentemente eran muy arcaicos y estaban muy limitados comparándolos con lo que hay ahora, pero sin duda crearon una base fuerte, a partir de la cual se forjaron todos los conocimientos que vinieron después.
A los 3 años de empezar a trabajar con estos secuenciadores, fue cuando compré mi primera máquina, la MC-303 de Roland, con la cual empecé a componer mis primeros patrones, canciones, y a realizar mis primeros Lives en eventos de mi región.

GSM.- A lo largo de todos estos años uno va tomando influencias de diferentes fuentes, tú de una manera o de otra has conseguido un sonido propio, un estilo con mucha personalidad que es reconocible al segundo beat, cosa que no todos pueden decir, música cargada de melodías profundas bien ligadas con muchos toques break ¿Cuáles han sido tus principales fuentes de inspiración/ referentes a la hora de producir y para conseguir un sonido propio como el tuyo?

IB.- Imagino que estoy influenciado en todos los estilos y géneros que he ido escuchando desde pequeño. Siempre me ha gustado disfrutar de música y eventos de estilos variados. Creo que todos suman y hacen que resulte más fácil encontrar tu propio sonido. Los primeros géneros que me cautivaron de la electrónica fueron los Breaks, el Big beat, el electro de la vieja escuela, pero incluso por entonces mis creaciones tenían recursos de otros estilos como techno, House, o trance. Hoy en día se podría decir que mi sonido engloba un poco de todos estos géneros, aunque si actualmente hubiese que clasificarlo en alguno a la fuerza, sería en electrónica o techno de carácter melódico y progresivo donde mejor encajaría.
No sé si me equivoco, pero creo que a un artista que empieza a componer después de llevar varios años pinchando, le resulta más complicado deshacerse de las barreras inconscientes que se crean después de llevar tanto tiempo creando mezclas y estructuras para la pista de baile. Desde el principio a mí no me cautivó la idea de mezclar o hacerme Dj, sino la de crear los temas que estos utilizaban en sus sets, y creo que este factor jugó a mi favor a la hora de encontrar mi propio sonido.

GSM.- Doy por hecho que a la hora de producir cada artista tiene sus procedimientos para encarar la creación de un tema. ¿Tienes alguna metodología fijada o en cambio das rienda suelta a la experimentación a la hora de sentarte a producir? ¿Alguna manía?

IB.- Si hay un consejo que me gusta darme mí mismo y a las personas que comienzan a producir música, es que intenten no imponerse barreras creativas, que no busquen hacer un tema de un estilo concreto, o parecido al artista que les mola o que está de moda. Que simplemente abran su pecho, y dejen fluir todas aquellas ideas, emociones y necesidad creativa que tengan dentro, sin importar el resultado o si gustará al oyente. Se podría decir que esta ha sido mi premisa fundamental a la hora de componer desde que empecé con esta pasión.
No considero que tenga un método especial o manía a la hora de componer, de hecho creo que eso es lo de menos. Lo importante es que te sientas a gusto con lo que haces y con cómo lo haces. Tampoco creo que sea positivo acostumbrarse a hacer siempre lo mismo. Es importante que no perdamos esa necesidad constante por experimentar y aprender, por superarnos, para así poder reinventarnos y evolucionar artísticamente.

GSM.- ¿Cómo fue el proceso desde que decidiste sacar este primer álbum hasta que finalmente salió al mercado? ¿Paso mucho tiempo?

IB.- No recuerdo cuando fue exactamente. Mi idea inicial era la de editar un álbum recopilatorio, con muchas de las obras que había realizado en estos últimos 3 años. Esta idea evolucionó hasta confeccionar un LP que tenía un sentido más global en cuanto a las ideas y estímulos que había tenido durante el tiempo que estuve creado los temas que lo formaron. Se podría decir que We Die To Live resume en 13 tracks mi motivación a la hora de componer música. Armonías, ritmos, y atmósferas que te hacen bailar y viajar mentalmente.
Cuando visualizo mi próximo álbum, me lo imagino diferente, quizás menos baile, o con un concepto más personal e introspectivo, aunque si algo me ha enseñado mi impulso creativo durante estos años es que ni uno mismo sabe que caminos o derroteros tomarán esas nuevas creaciones. Esta incógnita hace el camino mucho más apasionante.

GSM.- De un tiempo para acá hemos podido comprobar que tu estilo, a pesar de mantener su destacable carácter melódico, ha cogido más fuerza, más pegada, cogiendo un camino más hacia la nueva ola Techno que todo lo inunda, ¿algún motivo particular en este ligero endurecimiento?

IB.- Realmente no creo que esta sea una tendencia final de mi música. Sí que es cierto que el 75% de los temas que he compuesto en este último año están más cercanos al techno, mucho más contundentes, oscuros y percusivos, aunque no hayan perdido la esencia melódica o armónica de la que nunca puedo escapar. Pero en realidad más que una evolución se trata de lo que yo llamo periodos de refresco creativo. Por ejemplo, los 2 últimos temas que he creado se podría decir que están más cercanos al House que al techno, y puede que sean de los temas más orgánicos que he creado en años. Seguramente el siguiente tema que cree no tenga nada que ver con el anterior, o quizás sí, como ya dije antes, esta incertidumbre es la que hace más apasionante este camino.

GSM.- Hace años atrás cuando comenzaste ibais cargados con mucho hardware a las actuaciones, ahora la cosa se ha facilitado bastante con los potentes softwares que se encuentran en el mercado. ¿Cuáles son las diferencias que se encuentran en tu setup actual a diferencia del que utilizabas al principio?

IB.-Mis primeros LIVEs los realicé solamente con una Groovebox Roland MC-303. Estuve desde el 1999 al 2001 produciendo y actuando solamente con esta máquina. En el 2001 formé el dúo Bread & Butter con mi compañero Joaquín Gemio, con el que fui adquiriendo nuevos equipos Hardware con el que producir nuestros temas y realizar los directos. Nuestro setup se componía de varias groove box, samplers, cajas de ritmos, sintetizadores y módulos de efectos. A partir del 2004 empezamos a incorporar un ordenador portátil como secuenciador en nuestras actuaciones.
Ya en solitario como Integral Bread, y gracias al avance de la tecnología, mi setup se fue simplificando hasta lo que utilizo en la actualidad: Un portátil, la Akai apc-40, la Push 2, y mi interface de audio. Se puede decir que este avance tecnológico me ha posibilitado aprovechar al máximo la calidad de sonido de mis creaciones, a la vez que me facilita su ejecución, dándome a la vez respiro y tiempo para disfrutar y llegar a ese punto de conexión con el público, que antes resultaba más difícil entre tanto aparato que casi no me permitía levantar la vista de la mesa.
Creo que lo bonito de los LIVE SETs, y LIVE ACTs, además de que lo que escuchamos es la propia música que ha creado el artista que en ese momento te la está mostrando en directo, es que ofrece muchas posibilidades de configuración y ejecución, por lo que raramente veremos a 2 artistas realizando el mismo tipo de directo. Cada uno se lo confecciona a su gusto y con sus propias herramientas y recursos. Es una gran noticia ver que cada vez más personas se animan a hacer Lives en lugar de Dj sets, y espero que esto sea una tendencia en alza, en una escena quizás demasiado globalizada en torno a la figura del DJ.

GSM.- ¿Que puedes contarnos sobre esa criatura llamada Univack Records que comandas junto a tu gran compañero Elio? ¿Qué podemos encontrar en su catálogo? ¿Algunas novedades que se puedan conocer?

IB.- Estamos muy contentos con el progreso que está teniendo el sello. Ya son casi 50 referencias publicadas en estos últimos 6 años, y más de 70 artistas los que han editado con nosotros, entre los que podríamos destacar nombres como: Ryan Davis, Pete Oak, Shiloh, Krink, Boss Axis, Andre Sobota, David Granha, MUUI, Olaf Stuut, Oliver Lieb, Luis Bondio, Ioan Gamboa, etc.
Entre las referencias que están por lanzarse, cabe destacar un EP de Rafael Cerato y Sezey Uysal, un EP de Elio Kr & Integral Bread, y mi álbum de remixes, con nombres como Barry Jamieson, Dmitry Molosh, Soulwerk, Fabel, Manu Riga, Erdi Irmak, Erich Lesovsky, Lunar Plane… Además de nuestra referencia 50, que os podemos decir que va a ser muy muy especial.

GSM.- Algún artista con el que te gustaría colaborar, algún sello en el que publicar.

IB.- Difícil elegir entre la cantidad de artistas que se me ocurren ahora mismo. Últimamente siento afinidad por el gran trabajo que está realizando mi compañero AFFKT, y su equipo del sello nacional Sincopat. Espero poder colaborar pronto con ellos. Saliendo de nuestras fronteras, se me ocurren algunos sellos como Diynamic, Systematic, Herzblut, Selador, Parquet, o Steyoyoke.

GSM.- De un tiempo para acá parece que está resurgiendo un poco la figura de las actuaciones en formato live, hace unos años atrás hubo una especie de sequía, era bastante difícil encontrarnos con actuaciones de este tipo. Tú como artista que solo actúa de esta forma ¿Cómo ves tu esto, que opinión te merece? ¿Alguna vez se te ha pasado por la cabeza actuar en formato dj set?

IB.- No me veo abandonando el formato en el que he estado mostrando mi música a lo largo de estos años. Nunca me he considerado Dj, de hecho se podría decir que no se pinchar. Ante todo me considero productor o compositor, y para mí, enseñar mi música en formato live es un acto de fidelidad conmigo mismo, y con el público que ha ido a escucharme, es una cuestión de identidad artística.
Quizás soy demasiado idealista en este tema, pero como dije antes, siempre he pensado que la escena o industria electrónica ha estado demasiado enfocada en torno la figura del Dj. Nadie va a negar la importancia que el Dj ha tenido como representante máximo de la música electrónica a lo largo de las últimas décadas, pero creo que estamos en un momento en el que debería de tener más relevancia la figura del productor que muestra sólo su música, y no sólo pinchando la que otros hacen. Tal y como ocurren con las bandas, en otros géneros de música como Rock, Pop, etc.
El formato Live empezó con fuerza en los comienzos de la electrónica, para perderla en los años posteriores. Sí que parece que últimamente está teniendo un resurgir, seguramente debido al avance de la tecnología, que ofrece múltiples posibilidades a la hora de mostrar tu música, y por la propia necesidad que tienen los artistas por ofrecer algo diferente, con más identidad artística, fuera de la masificación de djs que ha habido en estos últimos años.
Me encantaría poder disfrutar como público de eventos en los que al menos la mitad de las propuestas fuesen en formato Live. De hecho me gustaría que hubiese más bandas o grupos de electrónica. Quizás dentro de poco este deseo se convierta en realidad, lo que en mi opinión daría un gran punto de calidad y de identidad a la escena electrónica.

GSM.- El pasado 2016 ha sido un gran año para ti, aparte de conseguir colocar tu primer álbum entre los 5 mejores para Vicious, has contado con bastantes actuaciones tanto en nuestro pais como en países como Bélgica o Austria. ¿Cómo se presenta el 2017?

IB.- Los éxitos cosechados por mi álbum superaron con creces lo que en un principio me imaginaba. Poder enseñar mi directo en otros países de Europa era un deseo que hacía tiempo que tenía y que aún no había realizado, me siento muy agradecido por ello, y espero que nuevos países se añadan a mi lista durante este 2017.
Después de una parada de algunos meses en el estudio, por cuestiones personales y profesionales, tengo una gran necesidad creativa, y mucho mono de estudio, además de muchas ganas de poder seguir mostrando mi directo en nuevos lugares.
Como ilusión más destacada, está la del tour que me están preparando por países como Argentina y Uruguay. Siempre soñé con poder cruzar el charco y mostrar mi música a un público tan especial y apasionante como el que tienen esos dos países. Quizás pronto se haga realidad.

Para i

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.