El verano va llegando a su fin, pero todavía nos quedaba algún festival open air por asistir en los Países Bajos, para así ponerle el broche de oro que se merece. El mes de septiembre siempre nos trae un buen abanico de posibilidades para ello. Esta vez, le hemos hincado el diente a un evento que, aunque no tan conocido, nos ofrecía un line-up muy apetecible, además de situarse en uno de los parques metropolitanos que más a mano nos pillaba, como es el Tuinen van West, perteneciente al distrito oeste de Eendracht, uno de los pulmones verdes de Amsterdam. No referimos a ZeeZout, cuyos organizadores no escatimaron en nada para desplegar una quinta edición de órdago. Aunque no llegaron a colgar el cartel de sold out, pues las previsiones meteorológicas no ayudaron demasiado, sí que percibimos una gran afluencia de público, denotando el buen estado de salud de la cita.

Un total de cinco escenarios, desarrollarían una programación muy variada, desde el disco y el house más bailongo, hasta el techno más purista y underground. Debido a la amenaza constante de lluvia, que luego no fue tal, todas las carpas se equiparon con algún tipo de cubrimiento. El recinto contaba con todos los servicios necesarios para pasar un día de parque agradable, tales como puestos de comida, barras por doquier, taquillas, puntos de agua, sanitarios, áreas de descanso… además de algunos elementos urbanos de entretenimiento como un tobogán o los típicos juegos de niños. Desde la estación de Sloterdijk salieron un buen número de autobuses lanzadera a un precio de 10€, aunque nosotros optamos por la opción más económica, la de nuestras bicis.

ZeeZout Festival

El primer stage que visitamos fue el Corner, donde llegamos a tiempo de vislumbrar las últimas pinceladas del set de KI/KI, una joven y hermosa holandesa que se va haciendo su hueco en la escena del país, gracias a su buen trabajo a los platos. Nuestra idea era la de disfrutar del back to back entre Spekki Webu y Woody ’92, y vaya si lo hicimos. Al primero, le estamos siguiendo la pista desde que nos sorprendiera en su paso por Wildeburg (ver crónica), donde nos propuso un espectro musical muy cercano al dark-prog, una de las nuevas vertientes del psy-trance (ver entrevista relacionada). Pues bien, la unión de estos dos emergentes tipos resultó en un acto de lo más ecléctico y peculiar, donde sonaron cadencias abstractas y poco comunes, en clave progressive, envolvente y muy entretenido. Siempre agradeceremos la presencia de este tipo de artistas provocadores que se salen de la tónica habitual.

Mientras tanto, dentro de lo que terminaría siendo nuestra área favorita, el Depot, la única de carácter indoor, bien cerrada por lonas elásticas propia de los circos, el dúo amsterdamés Wanderwelle, a quienes ya pudimos escuchar en Paral-lel hace sólo unos días (ver), presentaría su nuevo live ante sus paisanos. Por lo tanto, apenas los oteamos desde la distancia. Sin embargo, al que sí que vimos durante casi toda su sesión, fue al también capitalino JP Enfant, residente del legendario club De School, considerado uno de los artistas más en forma del momento. Sin ir más lejos, el excelso pinchadiscos volvió a maravillarnos con sus mezclas y su selección musical, sin temblarle el pulso lo más mínimo durante las dos horas y media de acto que se le otorgó el pasado sábado 7 de septiembre.

ZeeZout

No obstante, lo mejor aún estaba por llegar: un directo que, a estas alturas, no necesita presentación. Hablamos de Karenn, la conjunción entre Blawan y Pariah que lleva dando guerra más de una década, sin bajar el pistón en absoluto. Los de Birmingham han ido perfilando y mejorando este producto hasta alcanzar unos niveles de contundencia y calidad sonora al alcance de muy pocos live analógicos. Hora y media de pura abrasión, que se nos pasó volando. Severo castigo para nuestras mentes y tobillos, pues todavía quedaba tela por cortar. El germano Kobosil dio cierre a este espectacular stage, incisivo y percusivo, con algunos guiños al electro. Quizás echamos en falta algo más de variedad de bombos, más propios del hard-techno que de otra cosa, aunque de indudable efectividad.

Las buenas prestaciones de este dancefloor provocaron que nos olvidáramos un poco de KiNK y DJ Stringray, dos genios de la electrónica a los que no se debe pasar por alto. Como las circunstancias siempre mandan, tendremos que conformarnos con escucharlos en la próxima ocasión. Cabría destacar la buena acústica que encontramos en todas las pistas, gracias a sound sytems Funktion One en prácticamente todas ellas, además del buen rollo que se respiraba en cualquier rincón. ZeeZout pasa a ocupar un importante lugar en nuestras agendas, por lo que esperamos repetir. Agradecimientos especiales a Louisa Frisch por abrirnos sus puertas y atendernos amablemente. La semana que viene será el closing definitivo de la época estival, para el cual les traeremos el reportaje exclusivo de dos de los grandes: Into the Woods (ver preview) y Draaimolen (ver).

Autor: Pablo Ortega