Rotterdam. Esa ciudad que me vio llegar hace 9 meses y que tantas experiencias y vivencias he tenido el gusto de vivir junto a ella. Quizás la oferta electrónica musicalmente hablando no pasa, en nuestra opinión, por su mejor momento debido a un descenso en el número de clubes que apuestan por un techno de calidad y de vanguardia pero siempre hay algún oasis en todo desierto y los chicos de Rotterdam Rave saben dar lo mejor y llevarlo a su entorno. Fiestas con technoide en Mayúscula y de alta escuela y siempre bajo localizaciones propias de esta ciudad bañada por el río Mosa: industrial, industrial y más industrial.

Por ello este pasado 18 de agosto se nos presentaba un combo más que completo: nos preparamos para la 3º edición de este festival (tenemos ya experiencia con ellos) más que consolidado y de guinda el after oficial que se celebraría en otro icono de la ciudad: la Maassilo. El clima era perfecto: 23°c y cielo encapotado sin amenaza de lluvias (el sol para el que vaya a la playa). Nuestro inicio fue raudo, pasadas las 14h de la tarde estábamos en las inmediaciones de Lloyd Multiplein, éste es un gigantesco espacio multiusos con una ubicación muy próxima a los muelles de Schiehaven; Por lo que el epicentro de tal batalla technera disponía de una más que aceptable oferta de transporte: pie, bicicleta, monopatín, autobús. tranvía, metro, barco, etc. Queremos resaltar la localización: zona portuaria de lo más industrial, pavimento gris plomo, containers por doquier y la guinda con el río Mosa al fondo. La gozadera venía en camino.

Tras hidratar el cuerpo con unos zumos de cebada enlatados accedimos al recinto, destacar la rapidez en ello y la buena organización y serenidad de la gente en alcanzar la entrada del complejo. Eran las 15h de la tarde y realizamos nuestra ronda pertinente a todo el festival:

Rotterdam Rave

Los chicos del puño en alto habían conformado  una velada compuesta por 3 áreas musicales: RADIATION AREA (indoor, más próxima a la entrada, con los sonidos más contundentes y con un espectáculo de luces y humo digno de la llegada de una flota de naves de ovnis dispuestas a invadirnos. Fue en la que mayor tiempo pasamos ya que somos muy defensores del techno duro y maduro), EXPOSURE AREA (exterior, justo en el otro extremo y perimetrada por containers anaranjados y con sonidos más centralista) y la GIVE SOUL GOES CAMPING MARBELLA (entre estas 2, con sonidos houseros y destacando una red de voleibol puesta en el centro para que los más deportistas quemasen el exceso de zumos con alcohol). Además disponíamos de una pequeña zona chill, de diversos puestos de comida en formato food truck y de múltiples barras para hidratarse.

Nuestra 1º elección fue ver al, últimamente más que demandado, Deniro: sonidos frescos, algún toque ácido pero bastante arrítmico por lo que antes de terminar su actuación pusimos marcha a la RADIATION AREA donde en nuestra opinión vendría (y no se cuentas veces van ya) la mejor actuación del día: EL SEÑOR SPEEDY J (sí, se merece hasta poner en mayúscula su nombre): el capo de Electric Deluxe tenía una ardua tarea y era echar madera al dancefloor a una horas de la tarde más propias del café y el trozo de pastel, pero que rápidamente encandiló al soberano: set con mezclas compuestas de tracks “long time” (nos encanta escuchar los temas cocinados a fuego lento), ni un ápice de fallo, uso de efectos, loops y samples interminables en las subidas junto a unos graves hiperconseguidos y una contundencia única en su especie y todo ello acompañado de un speaker que hacía las delicias de las subidas más extensas. El de Rotterdam se ha ganado ser lo que es, pero a diferencia de otros lo ha conseguido por la calidad musical que propone y no por un feroz marketing con el objetivo de subir a las altas esferas de la cúspide technera.

Rotterdam Rave

Estaba claro que estábamos metidos en faena y para continuar con la difícil tarea de que nuestras pulsaciones no bajasen de 120, se encomendó a 2 extraterrestres que no necesitan presentaciones: Rebekah y Paula Temple con su actuación HIBRID LIVE: Rotterdam Rave son ellas y ellas son Rotterdam Rave. Expertas en transmitir lo que exactamente quiere el público: un set enérgico, increchendo bpms por doquier, sin tiempo al descanso (las paradas las del metro), subidas agresivas y cambios de plano sólo al alcance de los mejores electrocardiogramas. Se han ganado todo nuestro respeto y admiración a base de bombo y platillo y eso es algo que nuestras zapatillas agradecen.

Nuestro cuerpo estaba agujereado con tanta metralla pero quisimos darle un giro de tuerca más y degustamos el inicio del set del dúo de ingleses formado por Clouds y Randomer que cuando van a la par utilizan el seudónimo de Headstrong: bastante en la línea de sus predecesoras con un ligero toque más oscuro. En nuestro caso optamos por realizar una jugada de alfil y nos fuimos a bajar las temperaturas de nuestros píes con el set old school de Stranger en la EXPOSURE AREA: siempre es bueno un toque de aire fresco después de tanta contundencia, público entregado, temas más que conocidos que nos conseguían sacar más de una sonrisa y más de un flash de lo que fue nuestra adolescencia con ritmos progresivos enlazados con toques ácidos y melódicos. Acertamos, pero teníamos en mente terminar la 1ª parte de este intenso día regresando a la carpa indoor para ver al dúo de Manchester que no necesitan presentaciones y que son expertos en cerrar estos festivales dejando el listón a punto de salir por encima del mástil: AND en formato LIVE: carne de vaca poco hecha y con muchas especias, techno propulsor, mezclas ácidas y distorsionadas, tambores de graves que sonaron como los de un soldador cuando manipula el metal. Nos encantan, su propuesta es transgresora, de la escuela del hardtechno y muy cercana al hardcore por lo que siempre los alabaremos. Sólo un punto negativo: el uso de juegos pirotécnicos en algunas progresiones del set, creemos que al ser en un lugar indoor más que ayudar, molestan al que realiza la misa, aunque bueno, es parte del espectáculo

Rotterdam Rave

Eran las 23h de la noche y habíamos quemado mucha endorfina, pero aun teníamos por delante la 2º parte de este día de duatlón. Por nuestra parte decidimos comer y repostar y tras un paseo en bicicleta de lo más sosegado llegamos a eso de las 2 de la mañana a la Maassilo para continuar con el afterparty oficial. La ubicación era idónea para degustar un plato de sonidos oscuros e industriales, sólo hay que ver las innumerables crónicas de nuestro colaborador Pablo Ortega ha podido narrar en dicho complejo.

Se nos presentaban 2 áreas: techno y house, optamos por la 1º, el house no es nuestro fuerte, además somos guerreros de 1º línea de batalla, no simples aguadores y porta armas. Destacar el inmejorable ambiente que se respiraba: unos venían de todo un día lleno de emociones y los que sólo fueron al after pronto se metieron en faena.

Pudimos ver el final del set de Stranger (mucho más en su línea actual) ,acto seguido, y por 2º vez, quien repartió fue Clouds con un set ácido con toques de su vertiente más electro. Sin más preámbulos digerimos el set de la astral Rebekah en su versión más oscura y hardtechnera con un despliegue de temas llenos de graves y cada vez más demoledores. Recuerdo que no hubo tiempo al descanso y la actuación de Randomer y finalmente la del británico Truss cogieron cada vez más fuerza, lo que se tradujo en que por momentos uno respiraba un set hardcoriano lleno de sublimes bajadas, mezclados con paradas de algunos segundos y eclosionados en rompedores subidas de graves aniquiladores.

We won't stop after Rotterdam Rave Festival 2018. Join us in the Factory 010 for the official afterparty of Rotterdam Rave Festival! In alphabetical order:Clouds ◆ Paula Temple ◆ Rebekah ◆ Remco Beekwilder◆ Stranger ◆ Truss

Posted by Rotterdamse Rave on Friday, July 13, 2018

 

Eran las 8 de la mañana y nuestro cuerpo estaba agotado, solo queríamos irnos a resetear cuerpo y mente. Los chicos del puño en alto lo habían conseguido. Quisiéramos destacar la línea contundente e industrial que desarrollan esta promotora, ello unido a una atmósfera puramente transgresora y una química especial que respira el público que asiste a sus eventos traducido en vestimentas de cuero, con colores desde el negro más azabache, el marrón más barbecho o el gris o verde más militar.

Agradecemos enormemente la confianza puesta en nosotros para narrar dicha experiencia, especialmente a Lisa Currelli. Estaremos muy atentos a los siguientes pasos de estos chicos… a finales de septiembre DVS1 presenta un expectáculo llamado the Wall of Sound at Maassilo y en diciembre la edición indoor de este consagrado festival.

Hasta entonces, compraremos unas zapatillas acorde a lo que nos espera. Falta nos hará.

Autor: Alonso Vivas