El pasado sábado 31 de agosto se dio lugar en la ciudad de Porcuna una celebración que pasará a la historia por el éxito y calidad de la festividad. Sí, hablamos de Porcuna Electronic Night que celebraba su quinto aniversario por todo lo alto, superando toda expectativa con artistas de la talla de Ángel Molina o Alexander Kowalski.

No es ningún misterio que nuestro cariño y cercanía al evento que presentamos es especial, si bien podemos asegurar que estas líneas no se ven favorecidas por tal asunto. Y es que cualquier mínimo adjetivo positivo se lo han ganado con esfuerzo y constancia. Un proyecto nacido desde la base más humilde, con una entrada gratuita y que año tras año ha crecido hasta convertirse un referente en la capital Jiennense, y porqué no decirlo, en todo Andalucía.

Para su quinto aniversario un año más nos tenían preparado un horario que dio comienzo a las 11 de la noche, con una de las figuras que mejor representa el sonido de la ciudad de Porcuna, M Live. Si bien nuestra incursión se produjo algo más tarde, pasadas las 2 de la mañana y con el residente Ángel Sonik ya pilotando la cabina. Su sonido se presentaba serio, y como viene siendo costumbre, con unos ritmos cargados de groove que bien animaban los bailes de los presentes.

Tras el perfecto warm up llevado a cabo por los artistas locales, llegó el momento a las 3 de la mañana de Fer BR. Principal espada del sonido Mindshake, hay que reconocer que su estilo siempre nos ha sido agradable. En esta ocasión no fue para menos, y con una pista que ya se apreciaba bastante ocupada, hizo las delicias de todos aquellos que disfrutan tras los beats deep más bailables y minimalistas. Sin duda disfrutamos de su set.

La noche avanzaba y con ella el sonido que se preciaba. Es por ello, que a las 5, el alemán Alexander Kowalski tomó el mando en Porcuna Electronic Night y el sonido más berlinés, profundo y cargado de graves inundó el Paseo de Jesús. Un comienzo bastante prometedor, que a lo largo del set fue calmándose levemente para el colofón final de su set. Hay que reconocer que es toda una delicia que un artista de su talla e historia toque entre nuestras palmeras.

Y si hablamos de historia hablamos de Ángel Molina. Encargado de poner el broche final al aniversario que celebrábamos, no titubeó en ningún momento. Cargado con su maleta de CDs, repartió ritmo y contundencia a partes iguales. Para un servidor, y para el público en general, todo un derroche.

De esta forma ponía punto y final Porcuna Electronic Night a su quinto aniversario. Catalogado indudablemente como rotundo éxito por la 1200 almas que allí bailaron, no nos queda más que esperar a su siguiente edición, y por qué no, a su décimo aniversario. Por último, felicitar a la Asociación Juvenil Electrónica Utópica por la incansable labor que realizan cada año para que al menos una noche, Porcuna baile el mejor Techno.