El pasado sábado 5 de mayo asistimos a lo que sin duda fue una de las mejores noches de techno, en lo que va de año, por la ciudad de Rotterdam. La receta fue bien sencilla: los promotores de Rotterdam Rave, unos de los colectivos más activos del país en cuanto a producción de eventos masivos, al mando de la organización, mientras que confiaron el programa artístico al sello discográfico MORD, encabezado por el lugarteniente Bas Mooy. El resultado no podía ser otro que una espectacular velada en la que retumbaron los cimientos de todo el barrio de Feyenoord.

Como no podía ser de otra manera, el sitio elegido fue la sala Factory 010, el emplazamiento ideal para este tipo de festejos, tanto por su gran capacidad de acogida como por sus prestaciones. Se trata de la décima planta del gigantesco Maassilo, un viejo edificio industrial de enormes dimensiones ubicado a orillas del río Maas. En su interior se desarrollan las mejores fiestas indoor de Rotterdam. Esta vez sólo abrieron una sala, la programación era simple pero exquisita en calidad. Los artistas que compusieron el line-up nos hicieron bailar de principio a fin.

MORD en Factory 010

Los primeros en sacudirnos fueron Tinfoil, el nuevo live analógico de los inseparables Sunil Sharpe y DeFeKT. Una hora de intenso directo que se nos pasó volando. Los irlandeses recurrieron a su repertorio más rudo e industrial, un calentamiento perfecto para lo que se nos venía encima. Cabe destacar el impresionante sound system dispuesto para la ocasión, complementando al existente en la discoteca, que no es precisamente pequeño. El refuerzo de subgraves se notó, sobre todo en las zonas medias del dancefloor. Una maravilla.

A las dos de la noche, puntual a su cita, apareció por cabina Bas Mooy, principal instigador del evento. Todavía se me erizan los bellos corporales cuando recuerdo su set, y es que el de Rotterdam no dejó a títere con cabeza. Increíble selección musical,  desde el averno hasta la pista de baile, techno sin contemplaciones. Probablemente, lo mejor que he visto en Maassilo en este año 2017. El capo de MORD definitivamente me ha conquistado, no le puedo poner ni un “pero” a las cuatro ocasiones que lo he visto desde mi aterrizaje al país de los tulipanes.

MORD en Factory 010

Acto seguido, con la figura de Ansome volvió la industria pesada. Otro live de máquinas y kilómetros de ables, de esos en que las líneas de graves te peinan con el aire de las bajas frecuencias. Lo analógico no es una moda, simplemente suena mejor, es pura física. Eso sí, una buena configuración de los cacharros no está al alcance de todos. El británico está demostrando tener una mente privilegiada en esto del techno abrasivo, sus producciones no dejan indiferente a nadie, y sus directos son devastadores. Una suerte que lo traigan con frecuencia por los Países Bajos.

El encargado de poner el broche de oro a esta oda a los sonidos de la Motown fue el emergente UVB, un tipo que nos había dejado algunas dudas en actuaciones anteriores. Sin embargo, el francés nos sacó pronto de toda dubitación, gracias a un despliegue musical potente y enardecido, llegando a pasar la barrera de los 130 bpms. No es de extrañar que cada vez veamos más su nombre incluido en carteles de grandes festivales. No obstante, algunos errores en las transiciones empañaron ligeramente su actuación, aunque en líneas generales cumplió su cometido: cerrar la noche en son de guerra, sin bajar el ritmo ni la calidad impuesta por sus predecesores, cosa que no era nada fácil.

MORD en Factory

Como ven, tan sólo hace falta instalar un buen escenario con artistas de primer nivel que garanticen la mejor música electrónica del momento, para tener como resultado un evento que cumpla con las exigencias del público más sibarita. Este showcase en Factory 010 ha sido un claro ejemplo de ello. Desde estas líneas quiero agradecer todas las facilidades que nos han proporcionado los chicos de MORD, en especial a su líder Bas Mooy, un tipo que sorprende por su sencillez y cercanía, y que a su vez es capaz de mandarte a los infiernos en cuanto le da al botón de play. Que tiemblen los de Electric Deluxe…

Autor: Pablo Ortega

Hacer Comentario