Siempre hay artistas que se sienten especialmente bien en algún club en especial, como bien es el caso de Paco Osuna en Industrial Copera, siendo así anualmente una cita obligada el evento de su sello Mindshake Records en la sala granadina. Os contamos como celebramos el Día de Andalucía.

Por segundo año consecutivo se nos hace bastante difícil eludir dicha cita, marcada en rojo en el calendario por dos cuestiones importantes. El sonido, escapándonos así de nuestro particular gusto por los ritmos mas oscuros, motivo que liga a la segunda cuestión, gran cantidad de amigos aprovechan esta festividad para darse lugar en Industrial Copera, por lo que las razones son más que importantes para confirmar nuestra asistencia.

Y así fue, pasadas las 12 de la noche nos dejamos caer hasta las inmediaciones de Industrial Copera, y como era de esperar, ya se encontraban bien abarrotadas. Citas como esta no pasa desapercibida para nadie. Sin más preámbulos nos adentramos en la sala, siendo Junior el que disponía los primeros compases de la noche.

Poco tiempo pudimos disfrutar de este, ya que puntual a su cita, Fer BR tomaba el mando de la cabina de Industrial Copera. Su música nos llevó por diferentes derroteros a lo largo del set, un comienzo con los graves como principal arma, que dio paso a momentos mas oscuros propios del sonido Minus, culminando con compases cargados de groovy. Incluso aprovechó la oportunidad de dejar caer temas propios del sello, como el recién horneado, “Lachgas – Egbert”, o temas de cosecha propia como el “Jack” o “Beat Freak”.

Pocos “peros” se le puede poner al calentamiento que nos ofreció Fer BR, dejando la pista en un tono ideal para el artista que para un servidor, se llevaría el epic win de la noche, Carlo Lio. Si de alguna forma se puede definir su set es de “pocas tonterías”. Con la mirada puesta en la pista, desplegó un set que si por nosotros fuera aún lo estaríamos bailando, sin demasiadas florituras, adornaba lo necesario cada mezcla y la disparaba directa a la pista, no necesitó más. Un sonido que rellenaba la sala con cada frecuencia de graves y que a golpe de bombo, te movía y te movía. Sublime la sesión del canadiense.

Como no podía ser de otra manera, el estoque final correría a cargo del Boss de Mindshake, Paco Osuna. No nos cabe duda de que toda la pista lo esperaba con ansias, bien querido por estas tierras, pero a un servidor no terminó de llenar su set. Si bien Carlo Lio dejo las florituras en casa, Paco Osuna las trajo todas. Cierto es que su sonido sonó contundente, serio y con una precisión en la mezcla propia de un cirujano, pero la cantidad de efectos con los que adorna cada subida a un servidor se les hacía interminables. Dejando esta cuestión de lado, su set fue de gran calidad, pero al que le gusta el ritmo repetitivo, constante y persuasivo del buen Techno, entiende a un servidor. De nuevo Paco Osuna también “barrió para adentro” y dejó caer otro tema del nuevo EP de Egbert, siendo esta vez “Zaag”.

Sin más aquí termina otra gran noche para el recuerdo en Industrial Copera, una vez más…. Una cuestión que se ha vuelto recurrente y que si por nosotros fuera, no debería cambiar jamás.