Si la oferta sonora-electrónica durante el período invernal es bastante escasa en la provincia de Jaén, pueden imaginarse en verano. Sin embargo, parece que hay gente inquieta y con ganas de cambiar esta monotonía viciada. Por eso el pasado sábado 2 de julio, pusimos rumbo buscando algo de sonidos sintéticos, el lugar era Linares, al norte de la provincia, y el cartel bastante apetecible con Marcos In Dub y el aka techno de Fernanda Martins, Dot Chandler.
Artistas que normalmente no se ven por estos lares, excusa perfecta para ir a hacerles una visita en esa calurosa tarde de principios de julio.

La fiesta trancurriría desde las tres de la tarde hasta la medianoche, nosotros intentamos quitarnos unas pocas horas de calor y hasta las 19:00 no hicimos acto de presencia, soy fan de entrar siempre desde las primeras horas, pero en esta ocasión preferí cuidar un poco de mi salud.

A los platos ya se encontraba Fernanda Martins aka Dot Chandler, tras los warm up realizados por David Moreca y Pablo Minus. Dos horas de auténtico y tórrido techno, bombos pesados y bailes sudorosos. El recinto, finalmente, resultó ser cerrado por lo que la única forma en la que nuestro cuerpo podría refrigerarse era eso, sudando.

13567176_1003395749776959_3106259661964713888_n (1)

 

Set muy correcto de Fernanda, era la primera vez que la veía en su versión techno y por mi parte aprobó sobradamente, buena selección musical, pocos errores en la ejecución y un sonido que tenía enganchados a los asistentes desde el primer minuto.

Tras Fernanda llegó Marcos In Dub, el madrileño realizó un set muy dinámico, empezando por donde lo había dejado la brasileña, sin embargo, se fue llevando el trabajo a su terreno. Con un final de set a base de tech house, que agradeció el joven público que bailaba en pista.

Y a eso de las 22:30 hacía acto de presencia Luis Kill, encargado de hacer tan dificil tarea como es el cierre de una fiesta, pero tiró de oficio y de tracks “revientapistas” para que desde los primero compases allí no parara nadie.

Nosotros decidimos poner aquí punto y final a la fiesta ya que nos esperaba una hora de vuelta y no era nuestra intención que se nos hiciera muy tarde en carretera.

Como conclusión, me gustaría animar a la gente a que apoye este tipo de iniciativas, muchos no sabemos el trabajo y el dinero que cuesta sacar adelante una apuesta de este tipo, y sinceramente pienso que el número de asistentes a tal evento, no se corresponde con el nivel del cartel. Desde aquí mandamos ánimos a los chicos de Nostromus e Inside Tech a que sigan luchando y que no se dejen vencer, porque esto no es una batalla de un día.

 

FOTOS: Inside Tech – Nostromus

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.