Cuando nos encontramos con una programación de calidad, la idea de eludirla se nos hace compleja. Situación como tal es la que se nos presenta cada vez que Mordisco lanza una nueva propuesta, siendo esta última la disfrutada con la parisina Jennifer Cardini.

Como bien comentamos, propuestas de tal envergadura son difíciles de ver por tierras granadinas, razón de peso para que parte del equipo nos desplazáramos hasta la sala Prince a disfrutar de un atardecer cargado de buena y elegante electrónica.

Una vez más, nuestra incursión por la sala se produjo con los Mordisco en cabina. Todo aquel que frecuente sus eventos bien sabe que se mueven como pez en el agua dejando la pista a punto para el estoque final del artista invitado. Esta vez no sería para menos, y haciendo gala de la versatilidad y electrónica mas variada despacharon beats de buen gusto directos a la pista. Geniales.

Puntual a su cita, Jennifer Cardini. La parisina se ha forjado su propia identidad en base a su buen hacer, sin pausa pero sin prisa, moldeando su estilo noche tras noche. Para esta ocasión no escogió el camino fácil, y alejándose del bombo gratuito, nos condujo por un viaje de sonidos espaciales, atmósferas y música de bajas revoluciones. El set que una buena tarde pide y exige.

Sin más aquí terminó nuestra incursión por el evento que Mordisco nos tenía preparado, y una vez más, cumplieron con creces lo que una buena tarde de sábado Granada necesita. Seguimos muy atentos a la próxima aventura…