Groove Street vuelve a reventar los altavoces con Flux Pavilion en la sala valenciana la3, en una tercera edición de una fiesta, veneno, que se consolida en lo más alto del panorama bass valenciano.

No os vamos a negar que llevábamos una idea de lo que iba a ser la noche, la verdad es que sabíamos a lo que íbamos y llevabamos con muchas ganas, no todos los días se puede ver a Joshua en Valencia. Y Joshua como siempre, no defraudo, pero no vamos a adelantarnos.

Llegamos sobre la una y media a una abarrotada sala la3, donde la cola daba la vuelta a la esquina. Aún así tardamos en entrar apenas 10 minutos, gracias a una gran organización, una vez mas, de los promotores.

Nada mas entrar, la primera agradable sorpresa, QWERT, quien empleando subgéneros mas alternativos del house, como el future y en ocasiones toques deep, calentó la sala, dejando la sala en su punto perfecto al británico.

Aproximadamente a las 3:30 nos subimos a ver la discoteca, ya que para un servidor era la primera vez en la sala. Allí me sorprendió la existencia de una segunda sala mucho más comercial, que la principal, con sonidos mas edm, y algo de pachangueo.

Y llego Flux..flux pavilion la3 groove street

A las 4:15, el promotor de Circus Records, apareció en el escenario, y nos ganó, nos ganó por su dubstep duro, sonidos potentes que pusieron a bailar a absolutamente toda la sala. Toco todo su repertorio principal, desde “I can´t stop” “Bass Cannon” “International Anthem” algunos temas de otros artistas como el remix de Flume al “Hyperparadise” de Hermitude, aunque en mi opinión llego al punto álgido de la noche, en su colaboración con Yellow Claw, “Catch me”.

En ese momento de la noche, todo el mundo cantaba la letra a pleno pulmón “I’m running but I’ve reached the edge
And now I’m falling, so promise that you’ll catch me” resulta magistral, como alguien consigue enlazar los sonidos más duros del dubstep con la letra más melódica y sentimental.

Enlazando con el británico, entraron a escena los andaluces Beauty Brain, que con un trap mucho más enlazado a las corrientes actuales de la música cerraron la fiesta manteniendo el nivel de una fiesta que toco diferentes géneros, pero que en ningún momento perdió la fuerza y el brillo.

Desde Growsound estamos encantados de que existan estos proyectos en Valencia, que permiten acercar tanto la música bass como a artistas que por lo general no vemos en el panorama actual, como el mismo Flux, o Zomboy.

 

Hacer Comentario