Montemor o Velho, esa pequeñísima localidad portuguesa que puede presumir de tener uno de los eventos electrónicos más destacados del viejo continente. Perteneciente al distrito de Coimbra y cercana a la costera Figueira da Foz, esta localidad portuguesa cuenta con un maravilloso castillo, lugar donde se desarrolla el Festival Forte. Este castillo, que se encuentra en un excelente estado de conservación, resulta como una de las localizaciones más espectaculares para llevar a cabo esa unión entre pasado, presente y futuro. Un recinto acondicionado perfectamente para la celebración de un evento de este calibre que ya visitamos desde Grow Sound Mag el año pasado, y que este año no queríamos dejar de visitar nuevamente, pues el cartel confeccionado para la cuarta edición de Festival Forte, se presentaba como uno de las más atractivas de la ruta festivalera estival en Europa.

Durante los pasados días 24, 25, 26 y 27 de agosto, se han dirigido hasta esta localidad portuguesa, amantes del techno y los sonidos más vanguardistas de toda Europa, era fácil cruzarse con grupos de ingleses, franceses, italianos y como no, muchos españoles, muchos de ellos alojados en el camping que desde la organización habilitan como en pasadas ediciones, zona que no visitamos pues nuestro alojamiento se encontraba en la vecina Figueira da Foz.

Desde Figueria da Foz hicimos nuestra primera salida hacia el castillo de Montemor o Velho el jueves 24, día en el que se nos planteaba una noche de lives en el interior de la fortificación. Hicimos la recogida de nuestras acreditaciones en las oficinas habilitadas en la parte baja de la localidad y nos dispusimos a subir hasta el castillo mediante las escaleras mecánicas que nos facilitarían dicha tarea.

Nuestra entrada en la cuarta edición de Festival Forte coincidiría con los últimos compases de la actuación inaugural, dicha actuación estaría llevada a cabo por el trio femenino formado por Lydia Lunch, Mia Zabelka y Zahra Mani, que presentaban Medusa`s Bed, actuación de la cual pudimos ver más bien poco y desde la cola para canjear nuestros euros en la tarjeta con la cual se debía pagar en las barras, lo poco que pudimos escuchar no nos pudo dejar más ojipláticos, una experimentación sonora a base de instrumentos de cuerda sobre las que se iban soltando frases que no logramos entender, al igual que lo poco que vimos de esta actuación.

byetoneforte17

Una vez tuvimos nuestra tarjeta cargada con el dinero, fue cuando nos echamos al foso, el cual ya vibraba gracias a los sonidos que el bueno de Byetone despachaba desde el escenario, en principio era Nathan Fake el que debía estar actuando en ese momento, pero por algún motivo que no llegamos a conocer, las actuaciones de ambos fueron intercambiadas. El live del cofundador de Raster Noton, con parada entre tema y tema, estuvo caracterizado por los sonidos habituales del sello alemán, microminimal aderezado con atmosferas distorsionadas, drone y sonidos eléctricos que junto al minimalismo de las visuales hicieron el perfecto comienzo del festival.

Tras el alemán tocaba la actuación de Apart, artista que no se anduvo con florituras y se marcó una hora de auténtico technaco, live con una permanente línea de bajo qué destacaría así entre el resto de actuaciones que le precederían, pues todas ellas, salvo el cierre de Blawan, estaban orientadas hacia unos sonidos más suaves, experimentales, cercanos a la idm más melódica.

Tras este, ahora sí, le tocaba el turno al inglés Nathan Fake, el propio que nos traería la presentación de su último álbum “Providence” con una buena ración de sonidos frescos, ambients, orgánicos, característicos siempre en los primeros Border Comunity, a pesar de que este álbum ha salido bajo el manto de Ninja Tune, subidones infinitos que nos hacían sobrevolar paisajes selváticos de una forma psicodélica y contando con la colaboración durante el directo de Prurient (Vatican Shadow) en el momento de soltar el tema DEGREELESSNESS .

20994168_10155688358129038_6593913790594664978_n

A continuación, nos encontraríamos con la actuación de la noche, no es otra que la del también británico Clark, si es cierto que todos los elementos posibles se pusieron a su favor, el espectáculo de luces y visuales, junto con el acompañamiento de dos bailarinas, hicieron que junto su buen hacer a la hora de sacar el mejor sonido de la noche al equipo, se coronase con la medalla de oro. Como decimos el británico dispuso de todo el arsenal para reventar el castillo y así lo hizo, presentando también su reciente álbum “Death Peak” para Warp, tomo un comienzo con toques muy electros con algunos de los temas de dicho álbum y que poco a poco fueron acercándose a los sonidos clásicos de temas como “Unfurla” y “Beacon” que hicieron las delicias de los presentes.

Tras Clark, vendría la hora de Jonas Rönnberg, el sueco de Northern Electronics, más conocido como Varg, soltaría una hora de pura rabia sonora, profundos bajos, sonidos frios, industriales, voces femeninas con siniestras distorsiones e incluso algún tema de corte trap que quedó perplejo a más de uno.

La continuación de esto le toco a Kangding Ray, que, escondido tras un gorro negro y una vestimenta a juego, presento su primer álbum para el sello Stroboscopic Artefacts, Hyper Opal Mantis, el techno hipnótico del alemán se adueñó del interior de la zona amurallada, despachando alguno de los momentos más intensos de la primera jornada con una amalgama de ruidos eléctricos, orgánicos y afilados, junto con atmosferas siniestras llevándonos en volandas hasta la que sería la última actuación de la noche.

Dicha actuación, por desgracia para el que estaba asignada y para el público más atento, tuvo que reducirse a un set de 2 horas, el británico Blawan, que era el encargado de hacer el cierre de la primera jornada con un djset de 3 horas, debió reducirla una hora debido a los pequeños retrasos que se fueron generando entre cambio y cambio de los lives predecesores.Como decimos, este contratiempo trastoco los planes del inglés que en esa demora tuvo que alterar su selección musical reordenando y re seleccionando lo que traía preparado, desde el primer momento se le noto inquieto y no muy centrado, llegando a realizar un set bastante dispar sin seguir una línea ascendente o fija en el estilo, si es cierto que tuvo un momento en el que se le vio concentrado y esto se reflejó rápidamente en el desarrollo de su set, teniendo unos 30/40 minutos muy buenos, aun así volvió a los nervios teniendo diversas idas y correcciones en las mezclas, tanto es así que en más de una ocasión se le pudieron ver aspavientos y caras largas mostrando su disconformidad con el set que está sirviendo, por fin para él eran las 9 y llegaría el final de su set, recibido aún así con un caluroso aplauso.

21034224_1954698368078302_1568412099690146824_n

Llegábamos a la segunda jornada con las pilas cargadas y el estómago lleno. Esta jornada se nos presentaba con un plantel de artistas que nos harían pensar en la noche más intensa de las tres, pues tendríamos 2 horas de Oscar Mulero, 2 horas de Jeff Mills y 3 horas de DVS1, todas ellas seguidas una detrás de otra. Nuestra incursión en el interior del castillo se llevó a cabo cuando el italiano Luca Mortellaro, conocido artísticamente como Lucy, capo de Stroboscopic Artefacts, daba los últimos coletazos de su set a base de buen techno, demasiado poco lo que vimos por lo que no podríamos entrar a valorarlo.

Tras este, Peder Mannerfelt se haría dueño y señor del escenario, ataviado con una camiseta reflectante, cual chaleco que tenemos en la guantera del vehículo, se marcó una hora de live que no encajaba para nada con la línea que esta jornada marcaba, cuanto más hubiese encajado el cambio de este live por el de Apart en la jornada anterior, viendo el desarrollo de Peder decidimos retirarnos hasta las 2 de la madrugada, hora en la que nuestro Oscar Mulero haría acto de presencia sobre las tablas.

El madrileño nos despachó un viaje bastante mental, como muy pocas veces le ha visto el que estas líneas escribe, un inicio muy lento a modo de interludio con infinitas capas atmosféricas, las mismas que en un principio dejaron bastante fría la pista que ya estaba a rebosar, como no llego a estarlo en ningún momento a lo largo de la primera jornada, una primera hora muy trabajada pero que a muchos de los presentes les cogió por sorpresa, pues como comentamos esta primera parte del set tuvo mucha carga mental y espacial, bien traída a las pantallas con una especie de planeta en llamas aumentando de tamaño progresivamente. Tras esta primera hora de set que poco a poco fue entrando en bpms y pegada, la segunda hora ya fue otra cosa, el público empezó a despertar del viaje mental que muchos no captaron y a disfrutar como se esperaba, no fueron pocas las veces las que el foso bailo con los brazos en alto al son de la exposición de un techno aguerrido hilado con la finura que el madrileño solo sabe darle.

Tras recibir una calurosa despedida, el madrileño dejo paso al norteamericano Jeff Mills, uno de los maestros del techno de Detroit, el mismo que con sus 4 cdjs y su inseparable Roland TR-909 nos serviría 2 eternas horas de idas, venidas, correcciones y prisas en las mezclas que en su mayoría no entraban o rompían adecuadamente, quizás el viaje mental que me imprimió su predecesor no me dejo ver la actuación de Jeff desde otro punto más positivo, pero sinceramente 2 horas que no podían acabar de la peor manera, con un empacho de Roland TR-909 que haría que el cielo tornase en una ligera lluvia que nos calaría en cierta manera al igual que el set del detroitiano. Ni que decir tiene, que uno de los momentos de su actuación coincidió con el archiconocido The Bells.

Una vez despachados por parte de Jeff Mills, llegaría una de las actuaciones de Festival Forte 2017, no es otra que la que nos regaló el también norteamericano, pero ruso de nacimiento, DVS1. El bueno de Zak Khutoretsky se ha convertido en un auténtico lujo para cualquier evento que cuente con él, más si cabe, si le das las llaves para asignarle el cierre del evento con un set de 3 horas, un torbellino de dinamismo y efectividad en las mezclas, un artista espontaneo que sabe cómo mover una pista y hacerla levitar. Dio comienzo al set con un sample del famoso discurso de Charles Chaplin en The Great Dictator, este abriría unos 30 minutos de techno directo a la pista para llegar al momento en el que el techno frenético y la intensidad de este elevo el estado de ánimo del foso a altos niveles, tanto es así que incluso el cielo lo agradeció abriéndose y despejándose durante gran parte del set, set que en el último tramo cayo lentamente en un ritmo mucho más profundo y disminuido en bpms, acabando con una elegancia que pocos tienen y compensado con una más que merecida ovación.

shiftedforte17

Se nos hizo tarde el retorno al castillo de Montemor para la última y maratoniana jornada de Festival Forte, el remate final del evento, nada más y nada menos, que 24 horas de música electrónica. Desde las 22 horas del sábado y hasta las 21 horas del domingo, serian un total de 15 actuaciones las que irían pasando por el escenario.

Nuestra entrada en la tercera jornada coincidiría con los últimos compases de la actuación del norteamericano, pero residente en Berlín, Phase Fatale, pudimos comprobar que en esta jornada el público no tendría prisas por llegar, el foso se encontraba a medio gas, situación que se mantuvo durante prácticamente todas las actuaciones, gente yendo y viniendo para ver solo las actuaciones que más le interesaban. De la actuación de Phase Fatale, poco podría contar más que los 4/5 últimos temas, los cuales sonaron muy eclécticos y variados en sonidos y estilos, saliéndose en varias ocasiones de ese sonido EBM e industrial que le caracteriza.

Otro hecho del que pudimos percatarnos, fue que los horarios ya llevaban 30 minutos de retraso, pues eran las 4 y fue el momento en el que daría comienzo el live de Vatican Shawdow aka Vatican Showdow, actuación que cogimos empezada, pues nuestras primeras cervezas las tomaríamos sentados en la zona de césped, cuando decidimos acercarnos al foso pudimos ver como el de Wisconsin, enfundado en una chaqueta militar, con un elevado estado de embriaguez, repartía esa experimentación sonora engrasada con beats industriales, violentos, apocalípticos y sonidos de los primeros 90 de una forma poco ortodoxa, básicamente “su show”, definición más acertada que si hablamos de su actuación, consistía en dar al play y salirse al escenario, tirar bebida al público, alumbrar desde el escenario con una pequeña linterna haciendo aspavientos, bailando y dando cabezazos de forma frenética y contra los monitores, perplejos nosotros y muchos más, vimos cómo tan solo 30 minutos después del comienzo de su show, la música se paraba y salían a retirar la mesa con su set up para sacar el de su predecesor, Shifted, el cual desplegaría 2 horas y media de dj set con su particular visión del techno, sin mucho que destacar, su set fue directo y efectivo.

Una vez finalizo Shifted, nos dispusimos a realizar otro descanso en la zona de césped sin prisas por volver, eran los Ninos du Brasil los que actuarían a continuación, tras realizar dicho descanso decidimos levantarnos y volver a enfrentarnos al sound system cuando restaba poco para la finalización de la batucada de los Ninos, una actuación que resulto incomprendida por parte de mi persona y por gran parte del público ya que sería la actuación con menor público.

ellenallienforte17

Eran las 7 y se retomaba el techno por bandera, primero Ron Morelli, seguido de la elegancia de la rusa Dasha Rush, momento en el que la organización decidió empezar a colocar sombrillas por el foso, el sol ya estaba en todo lo alto, tras la rusa entro en escena la efectividad de la alemana Ellen Allien, seguida de una arrolladora Adriana López en formato 12 pulgadas, el directazo de Shlomo, el bailable Danny Daze, el live para contar ovejas de T. Raumschmiere y el agitador de Michael Mayer pusieron el colofón a Festival Forte 2017 sobre las 22 horas del domingo, confeccionando una cuarta edición muy completa, con grandes actuaciones, otras quizás un poco desubicadas en la programación, pero en líneas generales una nueva demostración de que Festival Forte es un valor seguro a la hora de elegir pasar unos días cerca de la costa portuguesa combinándolos con música electrónica de muchos kilates.

21034744_1955302314684574_6950698443211707779_n

Por último, agradecer, un año más, a la organización la facilidad para conocer Festival Forte desde dentro, a la amabilidad del staff y el buen comportamiento del público en general, hechos que nos hacen pensar desde ya en Festival Forte 2018.

Una Respuesta

  1. Miriam

    Pues sinceramente estuve en primera fila con los Ninos du Brasil y la gente estaba saltando y bailando como en ninguna actuación de los tres días. A veces es necesario que los artistas conecten con el público mientras están haciendo el show. También habría poca gente por las horas que eran y el día que era, ya que por la mañana y por la tarde hubo bastantes artistas.

Hacer Comentario