Si hay algo que hace grande a la ciudad de Granada, es la amplitud musical que se puede disfrutar un fin de semana cualquiera en sus terrenos. Culpa de ello la tienen sesiones como la de Mordisco Club, convirtiendo la tarde del sábado, en una gran apuesta para disfrutar de la mejor electrónica.

En su segunda entrega, nos acercaban al artista Pional, pieza clave de la expresión electrónica en nuestro país, y con una calidad en sus actuaciones que por nada del mundo nos queríamos perder. Motivo de ello, nos presentarnos en la sala Prince donde transcurriría el evento a eso de las 8, con los principales culpables de este asunto dando comienzo, la pareja de djs y productores Mordisco.

El formato de tarde nos presentaba una idea clara, la melodía y los bajos serían los principales instrumentos que predominarían, y como tal, Mordisco estaban haciendo buen eso de ellos. Con una pista que se encontraba bien poblada, el House y el Disco se hilaban acompañados de percusiones en directo que daban una visión muy personal y libre a lo que Mordisco disponían.

Dieron las 10 y entre aplausos el público despedía a Mordisco y daban paso al plato fuerte, Pional. Lo de este artista es de mención aparte, dos horas tenía por delante en las que el House con influencias pop y la electrónica más actual se dieron paso en sus tracks. Un sonido caracterizado por cuidar cada melodía y algunas líneas de vocales que exporádicamente se hacían presentes, y que, acompañados de numerosos instrumentos como el piano, baterías o bajos, la piezas musicales que lograba con sus mezclas eran únicas.

Muy a nuestro pesar, dieron las 12 y la función terminó, pero la sensación de haber disfrutado unas actuaciones de muchos quilates palpitaban en nosotros. Sensación que esperamos repetir en la siguiente propuesta de Mordisco Club, la cual esperamos impacientes.