Madrid. 17 y 18 de junio. Caja Mágica. Mad Cool Festival.

No sé ni por donde empezar. Tengo sentimientos encontrados con este festival. Para no haceros un lío repito modus operandi y me centro primero en la música, que es para lo que hemos venido, y después analizo un poco el festival en sí.

El viernes subí a Madrid desde Jerez de la Frontera tras fichar en mi trabajo real, ese en el que cobro y que me permite asistir y costearme estas escapadas musicales. Esto justifica que me perdiera muchos conciertos muy a mi pesar (pero el don del teletransporte no lo controlo aun) y si a esto le sumamos que el hecho de acreditarme se convirtiera en toda una odisea digna de una película de los Hermanos Marx (me pidieron una palabra secreta para entrar en el festival… con eso lo digo todo), pues empecé el viernes tarde y con sensación de pérdida.

En fin. Entre eso, lo grande que era el recinto del Mad Cool, los solapes, y lo que se tardaba en ir de los escenarios al aire libre a los cubiertos, solo pude disfrutar de un concierto entero, y los elegidos fueron Band Of Horses. La banda de Seattle estuvo impresionante, Ben Bridwell carismático e hipnotizante, el directo de lujo, las nuevas y antiguas canciones emocionantes… Ojalá hubiera podido abstraerme y olvidar las cientos de personas que me rodeaban y que se pasaron todo el concierto hablando. Pero este es un tema en el que luego profundizaré.

band

Antes de ellos, estuve viendo actuar a Twin Atlantic. El cuarteto de Glasgow tocaba en unos de los Stages de la Caja Mágica, y  su potente directo me contagió desde el primer tema. Es una banda que sumo a mi lista de músicos a los que deseo ver de nuevo.

mad2

A pesar de que tengo un gusto musical amplio, y lo mismo que escucho The Rolling, puedo disfrutar de ACDC y pasar después a Vetusta Morla… Hay música que no me atrae, simplemente porque no mueve en mí lo que espero que la música mueva. Soy muy emocional, que vamos a hacerle. Aun así me acerqué con precaución al escenario principal para ver el comienzo de The Prodigy. Los ingleses no pierden fans, y allí había miles de personas con ganas de recordar su juventud. No era mi caso. Pero asistí primero de cerca, y después desde una prudencial distancia, a su concierto, y solo puedo decir desde mi más absoluta ignorancia que el concierto gustó a los allí presentes.

Mi acompañante me aconsejó asistir a un concierto de hip-hop rave (pagaríais por ver mi cara). Y los elegidos: Die Antwoord. El comienzo del concierto muy emotivo e impactante con las imágenes del músico Leon Botha, ya fallecido, que colaboraba con Die Antwoord, pero nada más comenzar el concierto yo ya quería salir de allí. Los saltos, los empujones, y la música en sí no eran nada mi rollo. Pero bueno, para decir que algo no te gusta primero debes probarlo. Que no se diga que Diana es una indie de clausura.

mad

Escapé de aquella locura para dirigirme a los stages nuevamente. Tocaban Bastille y quería comprobar si en directo me gustaban tanto como en las escuchas que había realizado. A los ingleses me tocó verlos desde la grada, y aunque no se siente la música igual, ya llevaba casi 24 horas sin dormir y sentarme no me vino mal. Los escuché analizando los temas, las guitarras, el sonido… Y lo que en principio ni fú ni fá, poco a poco me fue calando hasta decir “Quiero veros de nuevo en directo”. Otros para mi lista.

Nos vamos al sábado porque realmente el viernes me supo a poco. Necesito más dosis de conciertos para satisfacer mi sed musical.

Gary Clark Jr fue el primer concierto al que asistí. Escenario principal, muchos fans, y muchos amantes de Neil Young haciendo cola, también. Gary Clark Jr y su banda supo poner los vellos de punta a los allí presentes, más con su guitarra (y los músicos que lo acompañaban, discretamente en un segundo, tercer y hasta cuarto plano) que con su voz. O al menos para mí fue así. El protagonismo de los instrumentos supo hacerse con el escenario y lo invadió todo. Y a la que escribe, también.

A mitad de concierto tuve que marcharme si quería ver tocar a DIIV. Vuelta a los stages para llevarme una grata sorpresa, aunque mi acompañante, un gran entendido musical, ya me habló de ellos, y no se equivocó en su recomendación. Los de la gran manzana demostraron talento encima de las tablas y aunque no es una banda que interactúe con el público, no lo necesitaron. El rock me ha parecido el punto central del festival, y lo agradezco. Y con DIIV lo disfruté a base de guitarras y batería, dejando para mí, la voz en un segundo plano.

diiv

Tuve la mala suerte de ver solo el final de Walk Off the Earth, y he de decir que me pareció un grupo llamativo, nostálgico, muy animado, e increíblemente talentoso para hacer en el escenario lo que hicieron. Tocar entre cinco una guitarra… nunca lo había visto. Las versiones que sonaron las coreaba todo el público y lograron crear buen rollito entre las miles de personas que allí nos encontrabamos. Espero impaciente mi próxima cita con Walk Off The Earth, sinceramente.

Llegó el gran momento. Sir Neil Young tocaba en el escenario principal de Mad Cool y allí nos dirigimos. No seré yo quién me atreva a analizar la trayectoria musical del indio canadiense. Solo sé que un sentimiento de felicidad me invadió desde la primera nota, y que durante todo el concierto me encontré en una especie de trance, cerraba los ojos y lloraba al saber que estaba viviendo un momento único en mi vida. Los pianos que Neil Young trajo consigo, una muestra más de su bagaje musical, su presencia en el escenario, la armonía en cada tema… Me faltó algo de volumen, sobre todo al comienzo del show, pero a través de las dos horas de concierto su intensidad fue subiendo y ya con ‘Rockin’ in the free world’ se desató el sentimiento rockero. Gracias Mad Cool por hacer posible que haya asistido a tremendo espectáculo.

mad5

Tras el más grande rockero de la historia, o eso dicen los entendidos, tocaban en el escenario Matusalem Biffy Clyro. Las ganas que les tenía no eran pocas. Disfruté de su potente directo, del poder de su vocalista, del sonido de esas guitarras dándolo todo… Hubo quien me dijo que no fue su mejor actuación, pero como no tengo con qué comparar, para mí fue de las mejores bandas del Mad Cool.

Two Door Cinema Club dieron en el escenario colindante una lección de buen directo, pudimos escuchar su nuevo single ‘Are We Ready?’, y sí, lo estábamos. Bailamos sus famosos himnos y sobre todo nos dejamos la voz y el cuerpo bailando ‘What you know’. Para mí, de diez.

Y bueno, la sorpresa fue mayúscula al cierre del festival con Capital Cities. Yo, que solo esperaba que me gustaran sus tres temas más famosos, me topé con que la realidad fue otra. El directo me pareció brutal, el duó de Los Angéles se entregó en cada canción y el trompetista me enamoró. Y es que yo con los instrumentos menos usuales tengo debilidad, que os puedo decir. Evidentemente ‘Safe and Sound’ fue el momento más álgido y volvió a sonar de forma electrónica para acabar el concierto. No puedo imaginar mejor final para Mad Cool Festival.

Y ahora a otros menesteres. No quiero alargarme mucho porque creo de sobra que la organización ha recibido críticas para parar un tren. Yo quizás me centraría en dos aspectos. Uno, los solapes. Creo que hay formas de evitar tantos solapamientos y es comenzar más temprano. Se me ocurre que dando comienzo con las bandas menos conocidas o de letra pequeña desde las 16 h por ejemplo, y alternándolas en los stages, los melómanos en potencia podríamos haber asistido a muchos más conciertos. Yo, personalmente, lo agradecería, porque me he quedado con ganas de ver a muchos más grupos. El punto dos no tiene que ver con el festival. Más bien con el público. Me cansa, me enfada y me indigna que haya tantísima gente sin interés alguno en la música que asiste a festivales. Que sí, que está de moda y vais todos/as muy hipsters y muy Coachella, monísimos de la muerte con vuestros sombreros de ala corta, vuestras gafas redonditas, y vuestras Vans recién compradas (del encaje blanco os hablaré en otra ocasión). Y como no tengo el poder ni la gracia de ejecutar un derecho de admisión allá donde voy, chico/a, al menos, si vas a tirarte horas y horas hablando… ¡VETE A LA BARRA! No lo hagas en una quinta fila porque esto es un concierto, y debes tener y mostrar respeto a los artistas que están sobre el escenario, y a los asistentes que SÍ vamos a oír y disfrutar del maravilloso regalo que es la música. Sobráis nenes y nenas, sobráis.

madmad

Me quedo con esta foto del concierto de Neil Young, y el dato oficial de 102.647 asistentes en tres días, que coronan Mad Cool Festival como una realidad en la capital madrileña.

¿El festival en sí? Pues un recinto precioso, el césped un acierto que ayudó a combatir el frescor nocturno, los baños aunque muy limpios deberían haber sido más numerosos, al igual que los camareros y los puestos de comida… Y eso sí, los grandes fallos que sucedieron, sobre todo los dos primeros días, se fueron solucionando. Seguro que para la segunda edición la organización los tienen en cuenta. Otro aspecto que no me terminó de convencer fueron las restricciones tan fuertes a los fotógrafos. Creo que tanto los que acudimos como prensa, como el propio público podría haber disfrutado de grandes imágenes tanto de las bandas como del mismo festival. Al fin y al cabo todos disfrutamos viendo buenas fotografías tras un evento así, reviviendo al ver una imagen lo que anteriormente habías sentido en un concierto. Pero en fin, solo es mi humilde opinión.

¿Impresión final del festival? Pues para mí positiva, por la oportunidad de oír tocar a grandes bandas,que  en mi caso fueron todas internacionales. El cartel era un lujo y hay que dar las gracias a Mad Cool Festival por acercarnos tantísimos artistas y apoyar la música como difusión cultual.

Estaremos atentos desde Grow Sound Magazine a su próxima edición.

Nota aclaratoria: La palabra secreta para entrar era Melli. Por si la intriga no os deja dormir.


Fotos oficiales de Mad Cool Festival.

 

 

 

Una Respuesta

  1. Xandre RL

    sin entrar en valoraciones musicales, que eso ya va en los gustos y es respetable. Hija mía, si te quejas de los solapamientos del Mad Cool, espero que nunca tengas que “sufrir” el PRimavera Sound….

Hacer Comentario