Llego temprano. No quiero perderme la primera fila en el concierto que el grupo mallorquín L.A. tiene preparado como parte de su gira “Ocean Tour Trio”, conciertos semiacústicos e íntimos en lugares tan especiales como la terraza del Hotel Parador en Cádiz, donde me encuentro para dar comienzo al puente de mayo con un viernes musical.

Nada más llegar el océano Atlántico gana todo el protagonismo de las impresionantes vistas de la terraza. Al fondo, y dando la espalda al atardecer y al Atlántico, sobre una lona oscura, se encuentra  la batería y el teclado de Dimas Frías a la izquierda, en el centro el asiento que ocupará Luis Alberto Segura y su guitarra, y a la derecha el bajo que espera a Pep Mulet. Sin artificios. Estos conciertos han sido concebidos, como sabría más adelante, para degustar cada instrumento y cada letra entonada.

Mientras los puffs y asientos se van ocupando, comenzamos a escuchar sonidos marinos de fondo. Consecuente con el nombre de la gira, “Ocean Tour”, y del último disco de la banda, “From de city to the ocean side” (Sony Music, 2015), el hilo musical introductorio y que sonará a lo largo de la noche en varias ocasiones, se centra en el sonido de olas y ballenas.

Sobre las 21.15 de la noche, Luis Alberto, Dimas y Pep aparecen y ocupan sus asientos y sin mediar palabra., guitarra, teclado y bajo comienzan los primeros acordes de Living by the Ocean, donde los agudos de Luis Alberto abren la noche. Continua con una de las grandes canciones de su último trabajo, ‘In America, y al acabar , el vocalista (vestido de riguroso negro, cazadora de cuero y gorra con el logo de la gira incluida) nos da la bienvenida al tour, agradece al público su asistencia y se disculpa tímidamente por el viento, aspecto que arranca risas entre los asistentes ya acostumbrados a vivir en Cádiz.

Con Dimas ahora en la batería y los coros de Pep, disfrutamos  ‘Evening Love y Over and Over , sin atrevernos a cantar y conteniendo los movimientos de pies y manos. El ambiente que se ha creado es demasiado íntimo para dar rienda suelta a nuestros melómanos deseos.

IMG_6988

 

Vuelven los cantos de ballenas, y las gaviotas de Cádiz vuelan sobre nosotros. Un ambiente más marítimo sería impensable. Y llega  Pictures on the wall para rebajar tanta emoción contenida.

El trío continúa con Secrets Undone, y con un tono claramente más bajo e intimista, la noche cae, la luz natural nos abandona, y unos desafortunados y mal elegidos focos rojos iluminan con más fuerza el rostro de los tres músicos, lo que me obliga a mostraros mi velada musical de forma monocromática.

Canción tras canción me voy fijando en detalles que en un concierto de formato clásico se me pueden escapar. El sonido y los efectos del teclado, más claros y protagonistas de lo que hasta ahora había visto en mis numerosos concierto de L.A. El juego de voces del que Luis Alberto puede hacer gala. Los tics de Pep mientras se concentra en las cuerdas de su bajo (creo que no conozco a ningún buen bajo que no tenga tics).

En ‘Mirrorball Dimas nos sorprende con unos coros agudos y altos que acompaña la cada vez más grandiosa voz de Luis Alberto. Le sigue una espectacular y tranquila versión de Oh, why?’ Y justo en este momento, cuando la noche y el viento acompañan a L.A. y a los asistentes con más fuerza, Luis Alberto vuelve a dar las gracias casi sin mantener contacto visual, mientras sus dos músicos abandonan la terraza. Todo ello para interpretar un precioso y personal cover del Let it ride, de Ryan Adams & The Cardigans, al que siguió Close to you y una versión de  ‘Elizabeth donde Luis Alberto alcanza nuevas notas y se engrandece en la soledad del escenario.

Vuelve Dimas al escenario  y un poco menos tímido L. Alberto vuelve a hablar  ‘Lamentamos lo del viento, pero es tan imprevisible como el pelo de Dimas’, se atreve a bromear. Entonces el aludido se marca un solo con el teclado, alargando las inconfundibles notas de  Stop the clocks’, la gran deseada en cada concierto de L.A.

Es el turno de ‘Under Radar, al que se incorpora Pep al bajo, y le sigue un toque de blues en la versión que nos tenían preparada deLove Comes Around, esta vez con Luis Alberto a la batería y Dimas a la guitarra. Y como si de un electrocardiograma se tratara, las subidas y bajadas se suceden toda la noche, dando paso a ritmos más lentos con  Higher Place.

La banda se despide, pero el público no tenia intención alguna de marcharse. Regresan y Luis Alberto bromea sobre la aparición al día siguiente de una ballena varada en Cádiz, exculpando al grupo si se diera el caso. Risas, un ambiente animado pero aun contenido, y suena el rock a medio tiempo de Older.

El concierto va acabando, y llega el turno de Ordinary Lies’, con un final inesperado ‘a  capela’, donde Luis Alberto muestra nuevamente su poderosa y versátil voz.

FullSizeRender (2)

No podemos más. Todo el concierto hemos mantenido las apariencias, guardado silencio… pero comienza Outsider’ y el público se desinhibe y arranca con palmas al ritmo de uno de sus temas más rockeros y animados de la noche.

Llega ahora sí el final del concierto, con los asistentes en pie aplaudiendo lo que ha sido un concierto increíble. Nos queda la sensación de que han faltado temas, a pesar del gran recorrido que han hecho por toda su discografía. Pero eso solo demuestra que L.A. es una banda que cada vez tiene más canciones imprescindibles, resultado del éxito conseguido dentro y fuera de nuestro país.

Agradecida a L.A. y a Sony Music por la invitación, me despido de la terraza y de las hermosas vistas que han sido testigos del incuestionable hecho de que Luis Alberto Segura tiene una de las mejores voces de este país.

 

 

Hacer Comentario