Valencia. Festival de Les Arts Vol II.

Viernes 10 de junio. Mi fin de semana musical comienza temprano, a las 15:30 concretamente, bajo un sol de justicia y sola (los cobardes de mis amigos se han quedado en el hotel) me dirijo a la Ciudad de las artes y las ciencias para asistir a su segunda y esperada edición.

Para no volveros locos os contaré “musicalmente” mi experiencia como embajadora de Grow Sound Mag sobre cómo viví cada concierto. Y al final realizaré un análisis de otros aspectos del festival. Y como en esta ocasión mi querido fotógrafo no pudo acompañarme, he contado con la inestimable ayuda de de un magazine musical amigo de Grow Sound Mag: Kontagiarte. ¡Gracias chicas!

Bueno, comencemos. El primer grupo al que veo actuar en el escenario Coolway es a Ahoyo, junto a dos decenas de valientes. Si su disco había conseguido atraparme mientras lo oía las semanas previas, no fue así su directo. No me llegó, no me emocioné y no los oía bien. Una lástima. Espero verles en otra ocasión y cambiar de idea.

IMG_7739

En el escenario Kaiku tocaban Koel y allí me dirigí. Un escenario en el agua… ¡Vaya! Pensé. Lo que en principio me pareció una genial idea, terminé por descubrir que no lo era (al final de la crónica explicaré por qué). A pesar de tener pocos espectadores, se entregaron y me gustó cómo sonaban. Os seguiré la pista chicos.IMG_7747

Vuelta al escenario Kaiku. Toca Perro. ¿Qué? ¿Dos baterías? ¿En serio? Me decía a mi misma una y otra vez. Claro, era mi primera vez con estos murcianos. Y a pesar del calor y del sol abrasador… Perro y su abuela, la reina de Inglaterra, me conquistaron.

IMG_7749

El siguiente al que vi fue al cántabro Ángel Stanich (escenario Coolway) , que ya cuenta con hordas de fans (entre ellas, yo). No fue su mejor actuación, pero canté y bailé como siempre. Y es que Ángel es ya un asiduo confirmados en los festivales de este país.

A pesar de no seguir toda la trayectoria de Manel (escenario Negrita, el principal), me asomé a ver qué tal iba el concierto. ¡WOW! ¡Cuántos seguidores! Buen sonido y mucho ambiente. y hasta yo terminé tarareando (aunque no parle catalán) “Al mar!”. Entendí porque Manel tiene tanto éxito.

Neuman, en el escenario Coolway, fue mi  siguiente parada. Cómo véis… ¡No paro ni un momento! Uno tras otro creo que asistí al 90% del line up (como mola este vocablo ¿eh? Qué cool decir “Line up” en vez de cartel. Estoy hecha toda una moderna). Ah, eso. Neuman. ¿Qué os puedo decir? Este hombre es elegante. Se entrega. Afina. Y encima tiene la humildad de aplaudir él al público. Pues oye, concierto tras concierto me gana cada vez más.

Seguimos para bingo y me voy a las primeras filas de The Dandy Warhols. A la banda de Portland les tenía unas ganas inmensas. Es verdad que no conozco toda la discográfica, pero si casi una decena de sus canciones. Y la verdad… me decepcionó. El vocalista no se movió de su zona de confort (aquella que rodea el micro) y fue un concierto algo… taciturno, soso. La mejor fue la teclista. ¡Qué mujer! Chica ¡qué energía! Que si teclado, que si pandereta, que si hago una foto al público, que si bailo todo el concierto con este rollito que me marco y os vuelvo locos… De 10, sinceramente. Al menos imprimía algo de movimiento al concierto, que falta le hacía.

Más tarde Love of lesbian en el mismo escenario aterrizó con el Poeta Halley e hicieron lleno absoluto. Se marcaron un gran concierto. Un Santi Balmes más tranquilo y menos alocado de lo que estoy acostumbrada a ver, se centró en darle emoción a cada nota, y lo consiguió de sobra.

image1

The Strypes. Ay, The Strypes. Aunque no coincidáis conmigo, para mi fue el mejor concierto. Primera fila, expectante por verlos actuar por primera vez… y saltan al escenario cuatro chicos, por no decir niños. Tan jóvenes, que lo que hicieron después sobre las tablas me impresionaría aun más. El empuje del vocalista, su dominio de la armónica (qué instrumento tan poco valorado ¿eh?), la fuerza del guitarra… pero sobre todo el bajista. Un portento, un superdotado musical. Nunca me había emocionado y disfrutado tanto solo viento tocar el bajo. No les perdáis de vista porque estos irlandeses tienen mucho que decir aun.

IMG_7779

Tras un subidón tan fuerte, The FratellisWe Are Scientists solo conseguirían endulzarme un día tan a tope de música que creo que salían de mis oídos semicorcheas de camino a mi hotel.

Vamos al hotel Diana, que mañana hay que estar al 100% de nuevo.

Y así fue. Sábado. Segunda jornada. Lets go!

Zahara. Escenario Negrita. Empezamos. Puedo decir que es simpática, animada, dulce, humilde, linda, que se entrega, que tiene unoss músicos impresionantes acompañándola… pero sobre todo ¡qué voz tiene! Nos lo hizo pasar en grande. Y sí, ¡Yola mola mil!image4

Arizona Baby en Coolway dió un concierto muy en su línea. Se disfruta mucho de los instrumentos con esta banda, pero personalmente los prefiero en Corizonas.

Miss Caffeína en Negrita. Vuelta a correr para coger buen sitio. A pesar de que empezaron con fuerza, el show para mi fue decreciendo. Su último disco, muy criticado, me parece una exploración de nuevos sonidos por parte de la banda y sinceramente, me gusta, es fresco, es funky, es bailable, tiene buenas letras… Pero no consiguieron meterme en el concierto. La verdad, he visto mejores directos de Miss Caffeina que el que tuvieron en Les Arts.image7Corriendo me fui antes de que acabaran porque los sevillanos Full en el escenario Coolway se merecían, como en cada ocasión toda mi atención. Con un show renovado, la voz de Javi Valencia muy afinada, y cambios apreciables durante todo el concierto, solo tengo que reafirmarme como cada vez que hablo de ellos: Full va a llegar muy lejos. Son unos grandes. Y como solo ellos saben, nos hicieron bailar hasta el final.

IMG_7823

Izal serían los encargados de marcar el concierto más multitudinario del festival, y lo hicieron desde el escenario Negrita. Impresionaba ver a tantas miles de personas (se hablaba de 25.000) saltando y coreando sus letras. A pesar de que sufro el efecto Izal desde hace un año (¿Izal confirmados en un festival? Chupito), con lo que me gustaba a mi esta banda, tengo que reconocer que dieron un señor concierto. Ojala no hubieran agotado la paciencia de las mujeres de verde, entre ellas yo. Aun así, al rey lo que es del rey, y oye, lo petaron.

Otra carrera al escenario secundario para ver a los mallorquines L.A. Señores, que queréis que os diga, me flipan. Con 14 conciertos de ellos a mis espaldas, puedo decir que no me aburren. Incluyeron en su concierto algunos de los temas de su gira en formato trío, y fue un acierto. Luis Alberto, Pep y Dimas lo dieron todo a un público formado por miles de personas que se entregaron en cada himno que esta banda tiene a estas alturas. Siempre es un placer oírles.

IMG_7825

Con Hurts en el escenario principal vendría mi sorpresa. ¡Vaya puesta en escena! Un subescenario, coristas, piano de cola, dos teclados… La banda de Manchester realizó un show impecable y debo destacar a su vocalista, pues nunca he visto a alguien dominar un escenario como a él. Pura garra, pura voz y mucha fuerza de atracción. Tras The Strypes me quedo con este concierto como uno de los mejores momentos del festival.

IMG_7833

Second en escenario Coolway hizo pleno, y con su acostumbrada fuerza se metió al público en el bolsillo. Estos murcianos, con la poderosa voz de Sean Frutos, siempre suben el nivel de la noche y contagian a quien les rodea con sus coreables canciones.

The Drums pondría punto y final en el escenario Negrita a mi intenso día musical, y aunque esperaba una actuación más animada, terminé bailando “Money” y “Go Surfing” como la que más.

IMG_7839

Como os dije me apetece hablar un poco de otros aspectos del festival menos musicales, pero que también cobran importancia.

Puntos negativos: no hubo precios especiales, quitando el 2×1 en cerveza en la zona vip (fue una queja extendida), el hecho de que no tengan vasos reciclados con el logo del festival (lo que convierte un lugar tan bonito como es la Ciudad de las artes y las ciencias en un verdadero estercolero lleno de vasos de plástico), lo peligroso que me pareció finalmente el escenario Kaiku y lo relegadas que estaban las bandas que allí tocaron, y por último, y para mí el peor punto negativo que puedo sacarle a la organización del festival: el no retorno de los tokens que sobren a los asistentes. Es algo que no comprendo y que me enfada bastante, en Les Arts y en cualquier festival que tome esta medida.

Puntos positivos: el emplazamiento, una mejora notable en el sonido, la seguridad presente por todo el festival, los precios (de comida y bebida), la estética, los murales, el arte,  su precioso cartel de información como novedad este año, los horarios, muchos más aseos que el año pasado, la zona vip… Y sobre todo las grandes bandas nacionales e internacionales que este año nos han traído.

Este ha sido mi paso por la segunda edición del Festival de Les Arts. Me llevo muchos recuerdos, nuevos grupos que he descubierto, emociones a flor de piel, y unas ganas inmensas de seguir viendo de primera mano como crece año tras año este festival.

Os dejo con una foto oficial del Festival de Les Arts que resume en gran medida la magnitud de lo que vivimos durante el fin de semana.

_MG_9734

¡Larga vida al Festival de Les Arts!


Foto fina y de portada: Festival de Les Arts Oficial.

Hacer Comentario