Sábado, 16:00 de la tarde, llegamos al parking de Fabrik y lo vemos claro: esta CODE va a ser muy sonada. En poco tiempo el parking está a rebosar de gente con ganas de celebrar el cumpleaños de la fiesta de techno por excelencia de la capital, un proyecto que comenzó hace ya trece años de la mano de César Almena y Nuke.

Como no queríamos perdernos ni un minuto del musicón que iba a sonar durante toda la noche en el espacio multiusos de Humanes, a las 18:30 estábamos en la cola esperando para entrar y comenzar la noche escuchando a un Overman impecable, a quien le tocó hacer el warm up a Juan Atkins, el primero de los tres pilares del techno Detroit a quienes íbamos a poder disfrutar esa noche. Sin embargo, una serie de problemas técnicos, y alguno que otro personal, enturbiaron un poco el set del veterano americano que quiso arreglarlo con el mítico The Bells de su compatriota Jeff Mills, lo que desató la euforia de las cada vez más personas que iban entrando a Fabrik. Pero los pequeños problemas rápidamente quedaron en el olvido cuando los otros dos padres del techno tomaron las riendas de la cabina: primero Kevin Saunderson y luego Derrick May, quienes nos deleitaron con dos sesiones para enmarcar, con bases contundentes y marcadas y ese sonido propio del techno que los caracteriza, el de la ciudad que los vio crecer y formarse como djs, Detroit, y que por un momento nos transportaron al anterior aniversario de CODE, en el que pincharon en el mismo orden y casi con los mismos horarios.

 

code 13 aniversario fabrik

 

No pudimos quedarnos mucho tiempo a escuchar a May porque a las 22:00 también había empezado su set uno de los artistas que más ganas teníamos de ver, ya que hasta ahora no ha sido fácil verlo en España y, personalmente, era la primera vez que lo íbamos a disfrutar en directo. Estamos hablando de Dax J, quien había congregado en la satélite a incontables seguidores deseosos de escuchar su techno vertiginoso no apto para rodillas débiles. Y, como no podía ser de otra forma, el inglés, afincado en Berlín se coronó con uno de los mejores sets que pudimos disfrutar en toda la noche. Durante su hora y media, los allí presentes no paramos de bailar y, hasta que no terminó su actuación, no nos movimos de la satélite. Desde allí nos fuimos a la Cristal Area a ver a otro artista al que nunca habíamos tenido el placer de escuchar, Bas Mooy, el dueño y señor del mítico sello MORD (aquí podéis ver la entrevista que le realizamos hace unos meses), quien se mantuvo fiel a su estilo. Techno oscuro con sonidos envolventes que crean una atmósfera muy particular y que a veces nos recordó al rey del techno español, Oscar Mulero. No pudimos detenernos mucho pues en la Main Room comenzaba Sven Väth quien hizo las delicias de la practica totalidad de los asistentes a esta CODE que no querían perderse la sesión del cabeza de cartel. En algunos momentos hubo tanta afluencia de publico en esta actuación  que resultaba un poco incomodo estar allí y bailar adecuadamente, por lo que decidimos visitar la Xtreme Tech Area ubicada en el Club donde Daniel Boon estaba dando una lección de puro techno que nos sorprendió gratamente.

code 13 aniversario fabrik

 

 

Pero desde entonces comenzó la locura. Fabrik a reventar, todas las salas con una actuación de primer nivel y nosotros de un lado para otro para poder disfrutar de todos los artistas posibles. Volvimos a la satélite para ver el cierre de Markantonio y chapó, grandísima sesión del italiano que conectó de una manera impresionante con el público y éste se lo demostró sin dejar de bailar en ningún momento y con un caluroso aplauso a modo de despedida. Le había dejado muy alto el listón a Ken Ishii pero este otro veterano del techno futurista también supo ganarse a la sala y en poco tiempo el público volvía a estar dándolo todo con el japonés. Aunque nos estaba deleitando con una sesión eléctrica y una selección musical impecable, no podíamos perdernos a otro deejay que está dando mucho que hablar, Niereich, quien estaba actuando en la Cristal Area. De camino hacia allí, nos detuvimos un momento a disfrutar uno de los lives más escuchados en todo el mundo, el del  francés Paul Ritch, quien estaba rompiendo la Main, que seguía abarrotada, con una música impecable, una realización inmejorable y un sonido como pocos artistas consiguen.

 

code 13 aniversario fabrik

 

Una vez en el área de cristal comprendimos porque el artista austriaco está actualmente tan de moda, y es que Niereich es puro desenfreno y a la vez selecto como pocos. Los presentes en la sala estábamos disfrutando con una sesión de puro techno, oscuro y contundente, pero el equipo de sonido de esa área no estaba preparado para tal magnitud de graves y éstos fueron perdiendo calidad conforme avanzaba el set del austriaco. De repente nos avisan “las 02:30, empiezan Chris Liebing y Truncate ¿qué hacemos?´´, la respuesta fue sencilla: “¡hay que escuchar a los dos como sea!´´. Liebing, en la Main Room, para algunos defraudó un poco y para otros fue uno de los mejores, pero, fuera como fuese, tenía al público disfrutando como niños chicos, mientras que Truncate, en la satélite, fue otra de las grandes sorpresas de la noche para nosotros porque el set que se marcó este hombre fue otro de los mejores de toda la fiesta sin lugar a dudas. Sin embargo, el sonido de la satélite saturaba un poco, lo que no pudo impedir que la gente continuara bailando y disfrutando del techno en mayúsculas que nos estaba brindando el estadounidense.

Mientras tanto, los amantes de los ritmos más frenéticos debían estar sin parar de saltar en el Club, donde se dieron cita varios de los más grandes artistas del género schrantz como PETDuo, Candy Cox o Fernanda Martins. Para nosotros que seguiamos en la satélite, sin darnos cuenta, la música dejó de sonar, lo que significaba una cosa, Rebekah se ponía a los mandos y esta chica sabe bien lo que hace cuando se está hablando de techno. Impresionante set de la inglesa aunque se notó quien estaba pinchando a la misma vez que ella en la sala principal, nada menos que Ben Sims, uno de los artistas más aclamados por el público español en general y otro de los grandes triunfadores de la noche, pues pocas críticas se le pueden hacer a su sesión, cargada de energía y con ese estilo tan especial que lo caracteriza.

Finalizado su set, decidimos volver a la Cristal Area para escuchar el cierre de Axel Karakasis y cuando terminase volver a la Main para terminar la fiesta con sus dos creadores. Pero el set del griego, que debería haber terminado a las 06:00, no acababa y nosotros no podíamos irnos de allí con el tremendo musicón que estaba poniendo. Creo que ese fue el momento más especial de la noche: en esta sala los DJs estaban pinchando a ras de pista, separados del público por un metro como mucho. Esto, junto con la energía y el buen rollo que transmitía Karakasis, que no paró de bailar durante toda su sesión, y lo entregado que estábamos todos los allí reunidos, crearon una atmósfera única que tardaremos mucho en olvidar. Nadie quería irse de allí cuando se detuvo la música, aplaudiendo al de Atenas, quien se detuvo a saludar y agradecer a los seguidores que le chocaban las manos y le mostraban su admiración.

Pero el 13 aniversario todavía no había concluido, y cuando llegamos a la Main empezó a sonar esa melodía inconfundible, el tema más famoso de los cabeza de cartel del año pasado, el Born Slippy de Underworld, con el que toda la sala se vino abajo y que sirvió a César Almena y Nuke para poner la guinda del pastel y culminar un aniversario de CODE para el recuerdo.

code 13 aniversario fabrik

En conclusión, ésta fue una de esas noches que no se borrarán de nuestro recuerdo en mucho tiempo, sobre todo en lo musical, pues todos y cada uno de los artistas que componían el line up realizaron un trabajo impresionante con unos sets para enmarcar. Solo apuntaría dos detalles negativos que para nada frenaron el deseo de la gente de disfrutar de la música y pasar una gran noche: la aglomeración de gente que había por todas partes y el sonido de la satélite y la Cristal Area, que debe ser mejorado para próximos eventos. Pero, sobre todo, lo último que hay que hacer es agradecer a los padres de este proyecto por su trabajo y sus esfuerzos por superarse año tras año, y esperemos que sean muchos más: gracias César y Rodrigo y feliz cumpleaños CODE!

Hacer Comentario