Después de 2 ediciones, una en Arganda del Rey y otra en El Álamo, 4Every1 se encontraba en su punto de consolidación en esta 3º edición, la misma que debido a problemas con las fechas (coincidió con unas 2º elecciones generales, y por temas de seguridad no se pudo celebrar en la primera fecha propuesta en el municipio de Móstoles) tuvo que trasladarse al pasado 17 de septiembre, en otro municipio del sur de Madrid como es Getafe.

Para empezar, y a modo de amistosa colleja a la organización (nos consta que Last Tour Internacional, una de las principales promotoras en el ámbito de música en directo de nuestro país, ha cogido las riendas), ¿cómo es posible que después del “downgrade” que ha habido en cuestiones de cartel (lo más llamativo en la zona “Black”) no ha habido ninguna compensación al respecto? Increíble. Muchos (sobre todo un servidor) esperábamos como agua de mayo ( en este caso, junio o septiembre) las actuaciones en un sitio “outdoor” de titanes como Jeff Mills o Dave Clarke (curioso lo de ensalzar a otros, con sus “logos” y demás, antes que a 2 figuras de las más importantes de la historia de nuestra querida música) y no ha habido ningún ” upgrade” de unos quilates parecidos (algo, el directo de Planerary Assault Systems) o algún tipo de compensación. Flipante…

Dado que uno iba casi sin prejuicios (si no me quedo en casa) y con una compañía la mar de adorable (gente de mi barrio, gente brava), nos plantamos a eso de las 19:30 en el recinto, el cual a muchos nos hacía recordar a ese polvizal monegrino, (tragamos tierra para aburrir), para irnos directamente a la zona Green donde se encontraba a los mandos Deborah de Luca, música de esta moderna a caballo entre el techno y el pajareo, sin mucha artesanía en la mezcla (gran culpa tienen los cdj´s) y con más pose que discurso (algo parecido pasa con Nina Kraviz, pero bueno, esta última pone mejor música). Después nos fuimos a la Black (algo digno de ensalzar el sonido de la “Green”, aunque al final de la noche hubo alguna “jodienda “) a ver a Recondite y a O[Phase], el primero muy en su rollo “Innervisions”, bien movidito pero algo parco en la ejecución, y luego el inglés metiendo bien en vereda con su techno “madre in Token” y otros clásicos, bastante bien mezclados y arrancándonos los primeros bailes “hooligans” que tuvimos en el festival (tampoco muchos más). Sobre el final de O[Phase] nos fuimos otra vez a la Green, donde nos quedanos un buen rato (pena que nos perdiéramos a Kr!z, que seguro que no estuvo nada mal) para disfrutar (que siendo honesto, la verdad es que fue así) de las sesiones de Adam Beyer y de Luciano, el primero, y como viene siendo tónica general en Drumcode hizo una sesión muy digna, con momentos muy oscuros y rítmicos, mezclando de una manera tremenda (quien conoce bien a Beyer sabe que es un dj como la copa de un pino, incluso con vinilos), dando un groove al asunto correctísimo, momento especial cuando puso el ultimo maxi de Simian Mobile Disco, tema de techno súper serio, hasta que a eso de la 1 se puso Luciano, la verdad es que un servidor tenía sus dudas de ver como “pastelizaba” el asunto, y mucho menos, la sorpresa del festival, fue súper serio con la música (uno ya a la materia artesanal le da poca importancia y más viendo las herramientas que utiliza), por momentos tocando ese “techno house” añejo, momentos más acid, más Detroit (cuando se casco el loop de LFO vs Fuse, fue tremendo), y momentos muy duros, que para nada me los esperaba de parte de Luciano, no sé si cuando sale de festival es así respecto a lo que hace en Ibiza o en otros sitios de ese tipo (uno quiere creer que culpa en parte la tuvo Adam Beyer) pero sin miedo a equivocarme fue la sesión del festival.

Una vez termino Luciano, nos fuimos a la Black a ver los últimos 10 minutos de Ben Sims, ahí tirando del Ball Park y dando buena candela al asunto hasta que se nos puso en frente uno de esos totems (más que la mayoría que estaban bien grande en el cartel ) a dar bien de candela con su directo, no es otro que ” Mighty ” Luke Slater aka Planetary Assautl Systems, haciendo un directo artesano con sus diferentes cacharros, del copón, presentando sus nuevos temas que aparecen ahora en Ostgut Ton, pero que si le tenemos que achacar un “handicap” es el del horario ( como sucede en prácticamente todos los festivales), no fue el correcto, lo hubiésemos degustado mucho más 2 horas antes; después y prácticamente para todo lo que nos quedaba de festival no nos movimos de la Green, su sonidazo empujaba a ello incluso sonando música regulera, viendo a un “tal” Victor D, tampoco para tirar cohetes, y después a uno de los principales exponentes de nuestra música en estos días que no es otro que el barcelonés Uner, a un servidor jamás le ha entusiasmado la música del catalán pero siempre ha reconocido que es un tío “ducho” y con buenas maneras, la verdad es que en ese aspecto se lo curro como nadie lo había hecho en el festival (recordando a los “estropicios” que hace Speedy J, así un híbrido entre dj y Live, salvando las distancias). Muy bien por Uner, aunque la música fue un pelin “pajarera”.

Para cerrar el festival nos quedamos a ver el cierre de David Squillace y Mathias Tanzmann, uno creyendo que iba a oír una “oda” muy del rollo “Carola moderno” y no fue eso (en exactitud, pero si hubo algún momento) y fue un cierre bastante movidito, con momentos de techno muy serio en ese b2b que se hicieron entre el italiano y el alemán, momentos de acid, techno fino, el ultra temón Marauder de DJ HMC y cosas que entraban muy bien, como el sol (con una temperatura perfecta) en ese momento, y a eso de las 9 dimos por concluido el festival.

En este momento tenemos que hacer mención cosas a mejorar, Getafe y LTI han apostado por este recinto para futuros festivales de música, yo creo que este tendrá cabida en una 4º edición, que no son pocas, y bueno, te podrá gustar el estilo musical del festival (uno que ha visto “Narnia” en esta materia pues bueno) la Black no iba mal, del hardcore moderno no entiende (aunque es muy fan del antiguo), la Green para la muchachada, y de la del EDM prefiero no hablar… Hay aspectos que hay que corregir inmediatamente, sobre todo para equipararnos con otros festivales de Europa (uno que ha venido de uno en Portugal ha venido totalmente prendado).
La orientación de los escenarios, con la Green no pasaba pero la Black se notaba el fuelle respecto a los otros. Lo de los vasos, es ridículo que por perder el vaso tengas que pagar 2 euros más por consumición. Los precios, a ver, es un festival no un garito, pero es casi “vejatorio” pagar por una cerveza 4 euros más 2 por el vaso si se te pierde, y por último, está muy bien tener un eslogan de que esto es “para todos” pero que al igual que todo en esta vida hay que saber filtrar y que como otros sitios de Europa se necesita música del máximo nivel, que no por “meter todo”, todo vale, hay que tener más vista que es esencial educar a las futuras generaciones con música de calidad…

Texto: Alberto Paredes

Hacer Comentario