CODE aterrizaba por primera vez en la provincia de Málaga de manos de This is Torremolinos, joven promotora pero con un veterano equipo detrás que tiene el Auditorio de Torremolinos como escenario de sus eventos. Un lugar idóneo para un festival de estas características.

Organizar una fiesta con el Techno como protagonista en Málaga conlleva su riesgo en base a experiencias pasadas, ya que es una provincia donde el Tech House tiene ganado el pulso en cuanto a música electrónica se refiere. Pero en este caso era una apuesta segura jugar con las cartas de una reputada firma en el mundo del Techno como es CODE, y un cartel que pocas veces se ha visto en la Costa del Sol.

Como uno de los pilares del evento y primera cabeza de cartel confirmada, Amelie Lens. La artista belga está en boca de todos actualmente y es posiblemente una de las caras más conocidas del Techno comercial. A su lado Ben Sims, que con sus más de 20 años de carrera, poca presentación necesita.

A ellos les custodiaban Farrago, paisano y compañero de proyectos de Amelie Lens; los residentes de Code, Cesar Almena y Nuke; y una figura emergente en el Techno nacional, Paula Kasbaeh.

La entrada al recinto se vio retrasada por la cola formada en la hora punta del acceso, en parte  por los pertinentes registros de seguridad que se estaban llevando a cabo. Reflejo también de la gran asistencia de público, cuya afluencia en la entrada no paró hasta bien entrada la madrugada. Una vez dentro se pudo comprobar que había crecido en número respecto al anterior evento de TIT.

El Auditorio Príncipe de Asturias se había convertido en una auténtica sala de música electrónica que nada tenía que envidiar a otros espacios especializados o festivales del país. Una iluminación por todo lo alto que envolvía el enorme edificio y un potente y nítido equipo de sonido preparado para soportar la exigencia propia del género musical de la noche.

En el apartado ya de los protagonistas, a pesar de no haber estado presente en los primeros compases, la propia Paula Kasbaeh nos pudo contar de primera mano que no hubo condicionamiento musical por tratarse de las primeras horas o por la transición entre sesión y sesión. Tanto ella como Nuke y César Almena no se guardaron nada y desplegaron un Techno que superaba en ocasiones los 130 bpm’s.

Con el turno de Fárrago, se alternaron los sonidos industriales con los melódicos, mostrando también su gran labor de productor con temas como ‘Visions of Eternity’ o ‘Jealousy’, con la propia Amelie Lens, quien esperaba durante toda la sesión tras la cabina su momento.

Tras la aparición de la belga en escena el público enloqueció. Quedó patente que era la más esperada. Durante las dos horas que duró la sesión, reinó el Techno rompedor que tanta acogida tiene últimamente. Golpes y bajos contundentes con toques de acid en ocasiones. Todo el edificio retumbaba sin descanso con una Amelie Lens entregada que dejó momentos que perduraran en el Auditorio. Un set previsible, pero eficaz.

Del cierre se iba a encargar Ben Sims, pero su actuación se vio interrumpida antes de tiempo debido a órdenes de la autoridad municipal a pesar de disponer de un permiso del ayuntamiento de Torremolinos. No obstante, se pudo disfrutar de él durante de más de una hora, con un Techno envolvente y más progresivo que lo visto durante la noche, pero no por ello menos rotundo, mezclado con una precisión de cirujano que hacía difícil distinguir las transiciones. Era un auténtico placer ver la veteranía del londinense a los platos. Como tuvo que abandonar, visiblemente afectado, su labor, no pudo mostrar la artillería que tuviera guardada para los últimos compases, pero cumplió sobradamente las expectativas que siempre hay en él.

Éste último imprevisto, ajeno a la promotora, no debe manchar una jornada más que notable. La cultura Techno de Málaga en general y de Torremolinos en particular está de enhorabuena. Hay que estar orgullosos del éxito de ésta segunda edición de This is Torremolinos, la primera volcada en dicho género, y confiar que éste proyecto siga adelante para que el camino del Techno perviva.

 

Fotografía de portada: This is Torremolinos (@sebaclete).

Fotografía y vídeos de la crónica: Alvaro Hidalgo Pedrosa (@alvhp).