• Fotos: Fran Ortiz.
  • Videos: Grow Sound Mag.

Magistral. Así podemos definir el viaje vivido el pasado sábado en la sala granadina Industrial Copera. Y no solo por la lección del artista invitado, el kaiser Ben Klock, sino también por el warm up con el que nos deleitó Junior. Os contamos que tal nos fue.

Para esta ocasión el cartel era simple, pero a la vez completo, un artista invitado capaz de crear inagotables y vertiginosos viajes electrónicos, y un residente marcando las pautas iniciales. Con un concepto musical propio de los garitos berlineses, la apuesta era más que suculenta. Es por ello que nosotros no queríamos perdernos detalle alguno y pasadas las 1 ya estábamos en las inmediaciones de la sala. En un principio el ambiente era algo pobre, pero tan solo un espejismo de los que posteriormente ocurriría. Pocos instantes después los clubbers abarrotarían la sala. Accedemos a ella y nos encontramos a Junior trazando los primeros compases.

junior

En múltiples ocasiones hemos hablado de la labor que conlleva realizar un buen warm up. Imprescindible para sumergirnos en el concepto musical ofrecido en la noche, este “calentamiento” marca las directrices, y en consecuencia, el disfrute pleno del evento. Pues bien, de eso Junior sabe bastante y venía preparado y con ganas, pues hacerle un warm up al propio Ben Klock no es tarea fácil. Con el Techno como premisa, el comienzo de la noche estuvo marcado por transiciones mas largas, apartando los temas cargados de ritmos en busca de la atmósfera perfecta. Cuando los allí presentes estábamos a su completa merced el ritmo aumentó y con ello los bombos pesados y directos. Sin duda nos estaba haciendo disfrutar como nunca. Posiblemente fuera el set más largo que haya desarrollado en la sala, y cumplió con nota, por momentos nos hizo olvidar lo que se venía después. Chapó por Junior, pero eran las 4 y Ben Klock llegaba para retumbar los cimientos de Industrial Copera.

 

 

Comenzaba la intro y los códigos sonoros que rigen el afamado club berlinés Berghain se hacían presentes. Inicialmente bajó la contundencia respecto a su antecesor, sumergiéndonos en su propio mundo. Enfocado en un marco más minimalista buscó sacar el máximo partido a un espectro reducido de sonidos. Hipnotizados por ello, comenzó a desplegar toda la garra y fuerza que ese fino paladar nos podía ofrecer. Con la energía mas pura del groovy, disparaba Techno recio y adusto por el atronador soundsystem de Industrial Copera. Una vez mas lo volvió a hacer, la pista bailaba sus ritmos como si del último se tratase. Ese largo viaje penetraba debajo de nuestra piel, y no se trataba solo de levantar los brazos, era mucho mas que eso, era una profundidad que te guiaba y te hacía vivir. Toda una ecléctica mezcla de sonidos Techno directos a la yugular, cuchillo y tenedor sin más.

benklock1

Llegaba el momento de decir adiós, ese momento tan odiado por todos. Ben Klock se despedía de los presentes entre una marcada ovación, digna de su buen hacer, y con un solo pensamiento, que sea pronto su regreso. Poníamos fin así a una noche llena de personalidad, una lección magistral de los dos artistas que nos hicieron disfrutar como nunca. Gracias Industrial Copera.

 

 

Hacer Comentario