Cumpliendo con la amplia gama de ofertas dentro de lo que la música electrónica nos puede proporcionar, el pasado sábado 17 de febreo llegó a Industrial Copera los ritmos más propios del Tech-House con Amnesia a la cabeza del evento.

Como no podía ser menos, se nos hizo difícil no dejarnos caer por Industrial Copera para degustar los ritmos más “bailongos” de la electrónica. Si bien un servidor no es especialmente afín al Tech-House, cuando está bien desarrollado y repartido, el cuerpo lo agradece y lo disfruta. Sin más, os contamos nuestras impresiones de la noche.

El encargado de recibirnos fue Junior, aún con el sonido en versión low a la espera de la entrada de Emanuel Satie. Con este ya en cabina, el sonido empezó a tomar forma, aún ritmos lentos y profundos propios del warm up que se estaba desarrollando. Ya con los últimos compases de su set el sonido se volvió mucho más inmersivo, cargado de bajo y directo a la pista, mucho más “juguetón” y divertido. Repetiríamos.

Otro que bien repetiríamos es Mar-T, artista que tomó el relevo. Bien conocedor de lo que Amnesia representa, el espíritu sensual y lleno de buenas vibraciones, lo transportó a la perfección hasta Industrial Copera. Su ecléctico Tech-House adornado de ritmo dio lugar al set de la noche. Completamente bailado por el público y bien agradecidos por ello, lo hubiéramos alargado toda la noche.

Pero no todo puede salir bien, el que se presentaba como plato fuerte de la noche, De la Swing, apagó a un servidor hasta el punto de mandarlo directo a la cama. Si es cierto que se las prometía mejores siguiendo la estela de su antecesor, rápidamente se llevo la música a su terreno y el Tech-House facilón, de subidas repetitivas y que sonaban en su mayoría igual reinaron en su set. Nada destacable.

Hasta aquí llego el evento que Amnesia nos tenía preparado en Industrial Copera. Una noche en la que reinaron los sonidos menos puristas y que el público también agradece que se hagan presentes. Sin duda la atmósfera que se respiró era pura diversión.