El grupo de Mikel IZAL, visitaría Granada el pasado sábado 28 de enero con motivo del fin de la gira Copacabana y desde Grow Sound Mag, no estábamos dispuestos a perdérnoslo.

No os vamos a engañar, la noche pre-concierto fue dura… motivo por el cual el pasado sábado apuramos hasta el último momento para acercarnos a las inmediaciones del palacio de deportes de granada para disfrutar del último concierto hasta 2018 que IZAL ofrecería, al menos en Granada, ciudad indie por excelencia.

Igual que Copacabana reza “quizá nos toque correr” a nosotros nos tocó, pues cuando nos disponíamos a entrar los primeros acordes de Despedida inundaban el interior y las inmediaciones  del Palacio de Deportes… todo apunta a que habíamos alargado demás las horas de manta y sofá… pero perdernos una de las canciones emblemáticas del grupo no iba a minar nuestros ánimos por ello, invitaciones en mano accedimos al recinto y nos llevamos la primera sorpresa de la noche, y es que si esperábamos gran afluencia de público esto que los chicos de IZAL consiguieron es verdaderamente increíble. No cabía ni un alma, ni en pista ni en gradas el ambiente era más propio de un festival que de un concierto de un solo grupo.

Sinceramente ver como los grupos patrios y en cierta medida independientes como estos triunfan así en nuestro país da mucho que entender de la gran cultura musical que los españoles, pese a lo que otros quieran hacernos pensar, tenemos. Tras ubicarnos y como manda la ley avituallarnos de cerveza ponemos rumbo hacia la misión imposible de buscar un hueco en el que estar cómodo, tener espacio para bailar y saltar y por último pero más importante ver y escuchar bien. Parecía una ardua tarea, pero la verdad que en nada conseguimos colocarnos frente al escenario (en las gradas del fondo), un lugar donde la verdad que la acústica era la apropiada, los vecinos parecían gente normal (no como nosotros) y teníamos bastante espacio. Ya no necesitábamos nada más para disfrutar…

Tras “Despedida”, que fue el primer tema en sonar, fueron sonando sus temas más conocidos  Tóxica”, “Magia y efectos Especiales”… hasta incluso, pudimos escuchar “Ruido Blanco” el que ellos mismos nos indicaron pese a nuestro desconcierto por no conocerlo que sería uno de los temas de su próximo disco que verá la luz en 2018. He decir, que me sorprendió muy gratamente el trabajo de visuales llevado a cabo por el equipo de producción y el grupo mismo, 3 enormes pantallas que proyectaban unos visuales minimalistas y algún que otro video montaje que hacia las delicias del público asistente.

El concierto llegaba a su ecuador, y el grupo metía la última marcha del que seria sin dudas un concierto emotivo para nosotros y para ellos, “Pánico Práctico”, “Copacabana”, “El Baile” y “Que Bien” serían algunos de  los últimos  temas que sonaron, entre una muchedumbre que no paraba de cantar y corear cada nota entre una vorágine de confeti, papelinas y demás que hicieron del final del concierto un momento verdaderamente mágico.

Solo una pega amigos de IZAL… no se si aguantaré hasta 2018 sin disfrutar de vuestros directos. Al menos se, que cuando os tengamos de vuelta a los escenarios será con un nuevo disco bajo el brazo y nueva música que con que tan solo sea la mitad de buena que le de ahora, ya sería digna del mejor de los reconocimientos.

Hacer Comentario