El festival de la capital, Dcode, sigue buscando la formula mágica que le lleve a ser de nuevo el festival principal de la capital. Rango que no ostenta desde la pérdida de un día en su cartel allá por 2013. Lo que si que es cierto que la fórmula de festival de un dia acompañado de bandas del más alto nivel funciona y de que manera. Todas las entradas vendidas es lo que hizo que 25.000 almas se citaran sobre los campos de rugby de la Complutense de Madrid.

La música sonó desde bien temprano, demasiado incluso pensaron algunos, los horarios mas de vermut fueron los colmados por las bandas nacionales con más nombre. De esta guisa se subieron al escenario Miss Caffeina o Ivan Ferreiro, Ambos músicos están acostumbrados a llenar festivales en las horas más top, pero aun siendo hora de comer la carpa se lleno de fieles al indie patrio para despedir las giras de Detroit y Casa.

Como sorpresa durante el bolo de Ivan fue la aparición del pájaro azul en forma de Dani Martin (melena azul a tono) para cantar el equilibrio es imposible con el gallego y finalizarlo con un beso fraternal.

21686710_1467586573276657_3478578190638837544_o

Foto Facebook Dcode

Obviando los problemas en las salidas y entradas al festival y solo comentando lo musical, era el turno de las primeras bandas de la tarde La Femme, electro pop francés entrando con Paquito el Chocolatero para empezar a calentar al público que ya comenzaba a necesitar fiesta. Carlos Sadness, el único de los nuestros que ocupo uno de los escenarios principales, ritmos lentos calmados, letras simpáticas y divertidas para este hip pop. Daughter, los londinenses hacen las cosas bien y Elena tiene una voz privilegiada, de ahí los últimos éxitos que están cosechando.

Uno de los platos fuertes llego cuando salió Liam Gallagher al escenario, la mitad de Oasis cargada de ego y amor propio dio un soberbio directo en Madrid, tocando sus temas propios sin olvidar de donde viene (que para que engañarnos era lo que el público quería oír).

Band of Horses, dieron un directo muy enérgico con momentos más pausados para conectar con el público en lo más íntimo, tan solo medio bolo es lo que oímos ya que en el escenario “Carpa” sonaba Maga (entre parón y parón del equipo de sonido, los Sevillanos repasaron todos sus grandes hits y nos presentaron su último trabajo Salto Horizontal.

Foto Facebook Dcode

El Dcode se llenó para cantar al ritmo de Interpol, quienes venían con un remember de la que fuera su gira más famosa “Turn On The Bright Light” el directo fue sencillamente eficaz, más de una hora de bolo con tiempo para todo tipo de ritmos y alegrías. La masa de gente ando unos pasos para situarse en el escenario principal donde Franz Ferdinand (con melena color platino) estaba comenzando su repertorio, el gran público sabe cuáles son sus grandes temas y desconocen que toca mas allá de estos y así lo demostraron. El ambiente muy sosegado a excepción de momentos como Love Illumination o Take Me Out.

Otros pasitos a la derecha esta vez para volver al segundo escenario y el directo de The Kooks, los grandes desconocidos para mí de este festival, banda de brit pop con claros matices a bandas como los monos árticos, los escarabajos o los Wombats. Suenan bien, son divertidos y tienen energía para dar y derrochar.

Foto Facebook Dcode

Foto Facebook Dcode

Para finalizar la estancia en el festival, que mejor que de la mano del Tino Casal indie. Los Varry Brava son esa banda que deberían estar en todo festival, no tienen el mejor sonido ni la mejor escenografía, pero son divertidos, muy divertidos y encima del escenario son capaces de hacer bailar hasta una misa de sábado.

Hacer Comentario